martes, 12 de enero de 2010

EL MONO ROJO

También leído en los últimos meses: The Red Monkey Double Happiness Book (Fantagraphics, 2009), de Joe Daly, un dibujante sudafricano nacido en Londres. No sé si Daly está inédito en España (¿tal vez publicara algo en El Víbora?) pero su anterior libro en Fantagraphics, Scrublands (2006) me dejó bastante alucinado. Era irregular y disperso, con historietas de muy distinto estilo, a veces hasta contradictorio, y no acababa de definirse por nada. Se presentaba como un autor escurridizo que parecía un hijo bastardo del underground clásico que no supiera qué camino tomar, pero que te dejaba con ganas de saber por dónde iba a tirar. Este nuevo Red Monkey desconcierta todavía más. Aquí no hay nada de diversidad: sólo dos historias, y protagonizadas por el mismo personaje. Ya la idea de que Daly cree un "personaje" al estilo clásico parece chocante. El héroe en cuestión es Dave, un diseñador gráfico con pies de mono (?) que vive en Ciudad del Cabo, al que suele acompañar en sus andanzas su colega Paul, un mataíllo post-hippy al estilo del Gran Lebowsky. Si bien el primer contacto con Daly sigue recordando al underground tradicional por su tratamiento de las figuras (o bueno, también podría recordar a Paco Alcázar en algunos momentos, con esos rostros siempre frontalmente acartonados como máscaras), al poco de emprender la lectura de este volumen uno se da cuenta de que está leyendo una inesperada puesta al día de Tintín. Daly no pretende disimularlo en ningún momento. La línea clara no sólo funciona en la limpieza del diseño de página y la pulcritud de los decorados, sino en una extraña atonalidad emocional y un distanciamiento desconcertante con todo lo que pasa. Es como si estuviéramos viendo algo que sucede en el interior de una burbuja.

La primera historia, "The Leaking Cello Case", no sólo es la más floja de guión, sino que sufre de unos colores insensatos que intentan dar volumen a lo que es un dibujo esencialmente plano. Ese estilo de color se abandona, por fortuna, en la segunda historia, "John Wesley Harding" (no se refiere al disco de Dylan, sino al nombre de un capibara, una especie de roedor enorme), que también tiene un guión bastante más interesante, con cierto trasfondo ecologista, pero sin ningún aspaviento. Hay una perplejidad continua en esta línea clara aturdida, una perplejidad que creo que se acaba trasladando al lector, que no acaba de saber nunca demasiado bien qué es lo que está leyendo en realidad. ¿Un tebeo independiente y seudocostumbrista de raíces underground que quiere ser una aventura de género de Tintín actualizada? ¿Otra cosa? Sea lo que sea, da la impresión de que Joe Daly es un autor libre y con muchas inquietudes. Tengo ganas de ver qué es lo próximo que hace, pero no me puedo ni imaginar por dónde va a salir.

6 comentarios:

Faulkner Jr dijo...

El primer tomo de Dungeon Quest (Association) es cosa seria! Lo has leído ya? Quien pudiera hecharle la mano!

Santiago García dijo...

No, ni idea. Cuéntame, ¿qué es?

el tio berni dijo...

Leí Scrublands y me dejó tan desorientado (sobre todo por la última historia) que no me planteé seguir dñandole cancha a Daly. Pero con esta reseña me ha picado la curiosidad, sobre todo por el tema de la "revisitación" de Tintin. ¡Me lo apunto!

Santiago García dijo...

¿La última? ¿Te refieres a esa historia de cuatro páginas de los dos notas caminando y charlando por el desierto? Tampoco tiene tanto peso en el conjunto del libro ni es tan rara comparada con las demás, ¿no? Explícame, que me has dejado desconcertado :)

A mí de "Scrublands" me flipa "Prebaby", la larga muda sobre la fecundación. Que, por supuesto, no tiene nada que ver con el resto del libro.

"Scrublands" me pareció muy disperso y equívoco. La típica recopilación de materiales diferentes de un tío con talento pero que no acaba de encontrar su camino. "Red Monkey" es más coherente, si se puede decir así, pero todavía más raro, en realidad. Si te digo la verdad, a mí más que a Tintín a lo que me recordaba muchas veces (y no sé muy bien por qué) era al Agente Steve Pops, de Davos.

el tio berni dijo...

Ah, no, hablaba de memoria y me he equivocado. La que me dejó más desorientado es... "Prebaby"! Sí, esa que te flipó, pues a mí también, pero no en un sentido necesariamente positivo (ni negativo), sino que simplemente me dejó la cabeza dando vueltas. Puede que por eso que dices de que no tiene nada que ver con el resto del libro, pero es tan larga que en realidad es buena parte del peso del libro. Al final hay tanta variedad temática y estilística que no sabes a qué atenerte.

Intentaré echarle un ojo a este Red Monkey, y ya he ojeado algunas páginas en internet de esto que comenta Faulkner Jr y pinta bastante bien.

Santiago García dijo...

Acabo de ver que lo saca Fantagraphics en mayo... ¡ya está en el carrito!