domingo, 10 de enero de 2010

MICROENTREVISTA: MANUEL BARTUAL


Hace unos meses comenté en este blog ¡Escucha esto! (Astiberri, 2009), la recopilación en libro de la serie de humor sobre el mundo de la música publicada por Manuel Bartual en forma de blog en el portal de MTV. Por entonces, yo escribía: "confío en que va a tener una buena carrera comercial, porque es uno de esos raros tebeos que se pueden vender al público no lector de tebeos sin decirle ni siquiera que es un tebeo". Y efectivamente, en el tiempo transcurrido Manuel Bartual ha dado multitud de entrevistas y ha aparecido reseñado en muchísimos sitios, casi todos de información generalista o especializada en música. Una atención que contrasta con la poquísima que se le ha prestado desde el mundo del cómic. ¿Nadie puede ser profeta en su tierra? (y no me refiero a Valencia). Quería entender un poco mejor este fenómeno, que puede se crucial para la supervivencia del cómic de autor español en los próximos años, y por eso he realizado unas cuantas preguntas a Manuel Bartual sobre la campaña de promoción de ¡Escucha esto!

La mayoría de la promoción que has hecho de ¡Escucha esto! ha sido en medios generalistas o relacionados con la música. ¿A qué se ha debido esto? ¿Lo has buscado tú, ha sido una estrategia de Astiberri o ha surgido solo?

Ha sido una mezcla de todo ello. Con el libro ya en imprenta hablé con la gente de Astiberri para que hicieran especial hincapié en los envíos de prensa a medios generalistas, porque tenía la sensación de que un libro como éste podía interesarles. Y bueno, basta con fijarse en el número de entrevistas que me han hecho en radio estos últimos meses o el tipo de medios que se han hecho eco del libro para comprobar que así ha sido. Algunos lo conocieron gracias al servicio de prensa de Astiberri, otros lo descubrieron por su cuenta al verlo en librerías, y luego está quien ya conocía el blog donde fui publicando todas las entregas y estaba esperando a su recopilación en libro para hablar de ello en su medio de comunicación.

Supongo que todavía es demasiado pronto para que hayas recibido las cifras de venta por parte de la editorial. Pero, ¿tienes la sensación de que esta campaña de promoción fuera de los medios de cómic se va a notar realmente en el éxito del libro?

¡Eso espero! Todavía no tengo cifras de venta, pero cuando lleguen confío en que algo de todo esto se vea reflejado en ellas. Han sido un par de meses bastante intensos entre las diferentes presentaciones del libro, las entrevistas y dar la tabarra en mi blog y mis redes sociales habituales para que la gente se enterase de que lo había publicado, pero creo que no queda otra si quieres que tu libro destaque de algún modo entre toda la competencia con la que se encuentra al salir a la venta a librerías. En cierto modo, la campaña de promoción de ¡Escucha esto! comenzó el día en que publiqué en Internet la primera entrega de la serie.

¿El público general está deseando leer cómics que traten temas generales? ¿Está demasiado viciado el mundillo del cómic para ofrecer esos temas de interés general?

Algo de vicio sí que hay, pero creo que poco a poco van apareciendo obras que consiguen abrir mercado. Arrugas y María y yo son ya dos lugares comunes a los que se tiende a recurrir cuando se habla este tema, pero es que me parecen dos obras verdaderamente modélicas en este sentido. Mi madre, que es una persona que apenas ha sentido interés por la lectura en toda su vida, me sorprendió un día diciéndome que acababa de leerse María y yo por recomendación de una amiga, y a raíz de ello ha terminado leyendo cosas como la propia Arrugas o, ya por recomendación mía, Persépolis, Fun Home o El almanaque de mi padre. Si queremos que esto de los tebeos termine convirtiéndose en una verdadera industria aquí en España, el primer paso es éste: abrir mercado, que los tebeos no los compremos los cuatro gatos de siempre, que las librerías se llenen de obras que puedan interesar a cualquiera. Y compradores en potencia los hay a patadas, tan sólo es cuestión de producir tebeos que les puedan interesar.

¿Hay un público de intersección entre ¡Escucha esto! y El Jueves (donde publicas la serie Sexorama) que sin embargo no lee otros cómics?

Sí, no me cabe duda. Creo que la mejor prueba de ello son las ventas del libro de Sexorama que publiqué con El Jueves el verano pasado: 20.000 ejemplares vendidos tras su primer paso por los kioscos. Hay un buen número de condicionantes que lo han permitido, empezando por el buen número de puntos de venta en los que se pudo encontrar o ser algo vinculado a una revista con la tradición que tiene El Jueves, pero si 20.000 personas compraron esa semana el libro de Sexorama, ¿por qué podemos contar con los dedos de una mano los títulos que han superado esa cifra de entre todo lo que ha ido apareciendo por librerías estos últimos años? Sin duda porque se trata de públicos diferentes, claro. Lo que ya no sé es hasta qué punto podemos llegar a acceder a ese público concreto a través de la venta en librerías, pero quien lo consiga está claro que lo notará sustancialmente en las ventas.

¿Habéis intentado que ¡Escucha esto! se venda en la sección de música de las librerías? Especialmente de los grandes supermercados culturales como Fnac, claro. ¿Crees que el futuro del cómic puede pasar por vender tebeos en secciones temáticas, y no en una sección especializada en cómic, sin distinguir los temas, estilos y formatos de cada cómic?

Sí, sí que lo hemos intentado. El problema es que cuanto más grande es la tienda, más complicado resulta que se salten sus criterios de organización habituales. Pese a ello me he llevado alguna grata sorpresa, como encontrar ¡Escucha esto! a la venta tanto en la sección de cómic como en la de libros de música en tiendas como Fnac Plaza Norte [véase la foto que ilustra esta entrada]. Si te digo la verdad, tengo la sensación de que algo como ¡Escucha esto! se podría acabar vendiendo mejor junto a los libros de música que en la sección de cómic, aunque lo verdaderamente interesante es que pueda estar en ambas. Se me ocurre también que cosas como las novelas gráficas de Guy Delisle o tebeos como el Cuaderno de viaje de Craig Thompson encajarían perfectamente en la sección de libros de viajes, o un cómic como Buñuel en el laberinto de las tortugas yo lo veo perfectamente junto a las biografías del cineasta, por ponerte algunos ejemplos. Cuando estuve presentando ¡Escucha esto! en la Fnac de Alicante lo estuve hablando con su responsable de comunicación, y me comentó que era algo que querían empezar a hacer, no ya sólo con los tebeos, sino con todo tipo de productos. Colocar las biografías de Jimi Hendrix junto con sus discos, y cosas por el estilo. Espero que terminen haciéndolo y que cunda el ejemplo, porque me parece una buena forma de llegar a un tipo de público que probablemente no compra habitualmente tebeos porque ni tan siquiera se ha planteado que hay tebeos que le pueden interesar.

¿Cuántas veces te han dicho que ¡Escucha esto! no es un cómic? Especialmente desde dentro del mundillo.

¡Más de las que esperaba! Siempre me hace bastante gracia que me lo digan, porque yo tengo muy claro que ¡Escucha esto! es un cómic. Supongo que quien no lo vea así es porque tiene una visión algo limitada del tipo de formatos que puede llegar a adoptar un cómic. También tengo la impresión de que habrá gente de fuera del mundillo que lo habrá comprado sin pararse a pensar si es o no es un tebeo: simplemente le habrá echado un vistazo, se habrá reído con algún chiste y habrá decidido llevárselo a casa. Creo que es el tipo de lectores que más nos interesan.

APÉNDICE: Crepúsculo en Moda Joven del Corte Inglés. ¿Qué tiene esto que ver con Manuel Bartual y ¡Escucha esto!? Ángel, autor de la foto, lo explica en los comentarios.

16 comentarios:

Mauro dijo...

De la última pregunta y respuesta deduzco que ambos, al igual que yo, pensáis que el humor gráfico es un apartado del cómic. Pero me da la sensación que la tendencia mayoritaria es la que proclama Scott McCloud de que si no hay secuencia no se puede hablar de cómic, ¿no creéis?

Santiago García dijo...

Deduces bien, Mauro, por lo menos en mi caso (no sé en el de Manolo). Yo lo tengo clarísimo. Como también tengo clarísimo que Scott McCloud ha hecho mucho daño (dicho sea sin acritud, que seguro que es un tío majísimo).

Manuel Bartual dijo...

Sí, yo opino igual. Y en el caso concreto de ¡Escucha esto! tengo la sensación de que quien opina que no es un cómic lo hace por esto mismo y, en cierto modo, por el aspecto de "libro objeto" que tiene. Como si una cosa impidiera la otra.

Santiago García dijo...

Es un "libro objeto"... cuyo origen está en la pantalla. Tal vez eso también contribuya a que "no sea un tebeo".

Manuel Bartual dijo...

¡Si es que voy provocando!

Mireia Pérez dijo...

me habeís hecho recordar lo mal que funcionaban algunas cosas en la CdL, es muy jodido controlar un stock semanal de unas 1500 reposiciones semanales (he calculado a ojo, igual son incluso más) más las novedades, y te hablo de la CDL de Valencia, que es pequeñita, imagina fnac o granvia... argh!! desaparecían pilas enteras de libros, hay descuadres en el 90% de los titulos y si los sistemas de catalogación fallan... los sistemas de seguridad son pésimos... por lo que es normal que prefieran tener un título en uno solo lugar, pues a la hora de buscarlo es mas sencillo (si se pone en dos lugares es porque uno de ellos es un punto caliente de venta) y porque si empiezan a atender a lo que és el libro en sí (ensayo de filosofia, novela negra, histórica...) de la misma manera que al contenido del libro (vikingos, infidelidades...) se pueden volver majaretas. Y si un tebeo es un tebeo, cuente una historia o no... es más lógico que esté donde los tebeos... y sabeís que yo no pensaba así antes... que era más optimista con eso... pero habeís provocado que cambie de opinión con esta entrevista! malditos!

Angel dijo...

Es una pena que además de escribir comentarios no se puedan dejar fotos porque sino precisamente dejaría una que hice estas navidades en la planta de ropa Moda Joven de El Corte Inglés de Cartagena, y que se la pensaba pasar a Bartual, por lo que hablamos una vez en Getxo sobre la colocación de los tebeos en otros sitios para captar a otro tipo de público. Pues bien dicha foto recogía un estante en medio de la planta de ropa repleto de libros de Crepúsculo, y no estaban como decoración, le pregunte a una de las chicas que estaban allí y me dijo que se podían comprar ahí mismo, y que de hecho estaban vendiendo bastantes. Ahí está, El Corte Inglés, no saben nada. En cuanto a lo de si el libro de Bartual es un tebeo o no, que para mí sí que lo es, a mí lo que de verdad me parece preocupante es que mucha gente no se lo compre por el hecho de que consideré que no es un tebeo.Y ese es un problema estupido en el que creo que se ha metido la propia gente del tebeo con la manía de catalogar las cosa. Es como la tipica pregunta que es mejor, que es mas arte, la literatura, el cine, el comic. ¿Realmente esto sirve de algo?

Santiago García dijo...

Ángel, mándame la foto por e-mail (lo tienes en mi perfil) y la cuelgo como apéndice a la entrada.
En cuanto a lo otro que dices... ¡integristas hay en todas partes! Creo recordar que cuando "El pie frito" de Calatayud ganó el premio a la mejor obra en el Salón del Cómic de Barcelona, hubo mucha gente que lo lamentó porque "no era un cómic".

Manuel Bartual dijo...

No, si ya me imagino que si no se hace más a menudo será por problemas como los que comentas, Mireia, pero lo que está claro es que con esto de colocar productos en otras secciones para buscar a clientes potenciales acabaríamos ganando todos, empezando por la propia tienda. Y ojo, que no es algo que se nos haya ocurrido a nosotros: como comento en la entrevista ya hay sitios que se lo andan planteando, como la Fnac de Alicante, o incluso llevando a cabo, como Fnac Plaza Norte.

Manuel Bartual dijo...

Vaya, ¡qué bueno lo de El Corte Inglés, Ángel! Me ha recordado a lo mucho que aluciné hace un par de años mientras, de vacaciones por Londres, me encontré con tebeos a la venta en una tienda tipo H&M. Principalmente eran cómics de Andy Riley, y allí los tenían, bien a la vista junto a las cajas.

Mauro dijo...

Manolo: "Urban outfitters" son los que empezaron (primero en NY y luego en el resto de sus tiendas por el mundo) con eso de meter algunos libros con determinadas características (y más cosas como juguetillos para adultos) en lo que en principio era sobre todo una tienda de ropa. Ahora ya tienen verdaderas secciones. Y el hecho de que muchos otros comercios del ramo les estén copiando indica que la cosa funciona bien.
http://www.urbanoutfitters.com

Aquí, como vamos siempre un poco retrasaditos supongo que faltan un par de años para que abran una franquicia. Pero cuando lo hagan creo que tebeos como el "Escucha esto", el "Necróticas" de Ángel o el "Hijoputa" son los que tienen más papeletas para ser vendidos allí.

Pepo Pérez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepo Pérez dijo...

Afortunadamente, creo que la tendencia de "sólo si tiene secuencia es cómic" que instauró (o consolidó) McCloud está empezando a cambiar. Yo al menos voy leyendo cada vez más textos de estudiosos que no creen que en el cómic sea necesaria la secuencia de viñetas, incluso que se lo discuten abiertamente a McCloud. El último que he leído al respectum es uno de R. C. Harvey cuya competencia, por cierto, juzgo personalmente superior a la de McCloud. También hay bastantes textos o libros donde se relaciona históricamente, y con toda naturalidad, el desarrollo de las caricaturas del XVIII y del XIX en la estampa y en la prensa ilustrada ("humor gráfico") con las primeras historietas de Töpffer, y de ahí a Busch y todo lo demás. E. H. Gombrich lo hizo en 1957 (Arte e ilusión), Juan Antonio Ramírez en los setenta (Medios de masas e Historia del arte), David Carrier o R. C. Harvey más recientemente, y otros. Perdonad el rollo de citas pero es que no puedo con lo del "arte secuencial" de McCloud, que por un lado ha llevado a mucha gente a pensar erróneamente que la Columna Trajana o el Tapiz de Bayeux "son cómics" (sin comentarios) mientras que un chiste de una sola viñeta de Quino, de Ketcham o de Vázquez "no es cómic" simplemente porque no tiene secuencia. Dicho por supuesto sin ninguna animadversión hacia la persona de McCloud, como apuntaba antes Santiago.

Manel dijo...

Yo siempre he tenido una pequeña duda con lo de integrar el humor gráfico en el cómic, pero porque integrarlo debe hacerse por una cuestion de formato, no de género: la historia que se autocontiene en una viñeta, el desarrollo temporal en una viñeta (perdón por definir sobre la marcha, ya sé que es muy primario) no debe ceñirse al humor, ejemplo: "De un tiempo a esta parte", de javier Vázquez, que acaban de sacar en Blur. Una historia sin secuencia: cómic, no problemo. Aunque para mi gusto, esto acaba chocando con determinados tipos de ilustración y difumina algunas fronteras, y lo que es cómic no queda tan bonito y redondo como a todos nos agradaría. Y en fin, digamos por una parte que nadie dijo que las fronteras tenían que ser linea clara y, por el otro, que al final es la lógica del producto la que nos dice de lo que estamos hablando. Y ya está. Resumen: que sí, ja ja.

Aunque yo venía a hablar de otra cosa, que es en esencia la que ya estábais contando: luchamos una buena temporada para que la "Guía para padres" de la Parejita estuviera con los libros de premamás de las grandes librerías, pero fue imposible, picar piedra. Parece que el desorden es aún un tabú fortísimo para el comercio moderno.

De todas formas, para qué callarse, diré que tampoco me parece mal poder encontrar todos los cómics juntos, ya no digamos los libros en un lado y los CDs en otro. Hay excepciones puntuales que pueden responder a estrategias de marketing, pero para mi entrar en la FNAC y pensar a ver si tengo que buscar Astérix en historia, en viajes o en biografías, no me parece la súper ventaja, ¿eh?.

Que yo he estado en tu casa, Bartual, y los tebeos están en estanterías distintas de los libros de letras, ja ja. Que lo he visto.

JavierOlivares dijo...

Eso que comentaba Santiago del PIE FRITO me ocurríó a mí con LOS CUENTOS DE LA ESTRELLA LEGUMBRE.
Que ( igual sirviendo de precedente) acabó siendo nominado en el Salón del Comic de Barcelona.
Aunque probablemente más por falta de rivales que por una propuesta reivindicativa.
Está claro que todavía hace falta que se expliquen bien algunos conceptos sobre tebeo o no/ tebeo.
¡Me ha sorprendido lo del libro de Javier Vazquez!!!
Le tenía la pista perdida a este compinche!
Tenía un humor muy "Sui géneris" este hombre...

Santiago García dijo...

Manel, es cierto que juntar cómics, libros de ensayo, CDs, DVDs y... ¡videojuegos! por temas sería un desbarajuste importante. Pero los cómics no son CDs, son libros. O quieren serlo. Es decir, el tema importante es que ahora mismo queremos que los cómics sean reconocidos definitivamente como "libros", y que entren en el mercado del libro general, y los "libros" en sitios como Fnac están organizados por temas: los de humor con los de humor, los de terror con los de terror, las biografías con las biografias, la divulgación científica con la divulgación científica, la política con la política... Si una de esas categorías es "cómic", entonces estamos teniendo un problema para distinguir temas dentro del cómic, o estamos considerando que el "cómic" presenta una oferta lo suficientemente unificada temáticamente como para que cualquier cómic guste a cualquier persona a quien le guste el cómic (y aún peor, que a quien no le guste el cómic no tiene por qué acercase a esa sección). Y lo grave es que si definimos "cómic" como tema, ¿qué significa cómic? Pues ya lo sabemos: fantasía heroica y superhéroes, básicamente. Así, cuando ahora salga "Footnotes on Gaza" de Joe Sacco, volverá a engrosar la lista de esos "cómics que no son cómics" y que encajan difícilmente en la sección de cómic.
Por supuesto, si esta noche los empleados de una megalibrería se dedican a ordenar todos sus libros por temas, mañana nos volveríamos locos para encontrar las cosas. Pero si ésa fuera la costumbre, al cabo de un tiempo no nos costaría saber nada que si queremos Asterix tenemos que ir a cierta sección de la librería, y si queremos Joe Sacco a otra, y si queremos El Demonio Rojo a otra, y si queremos Death Note, a otra.