viernes, 22 de enero de 2010

LOS OTROS (SOMOS NOSOTROS)


En 2007 se publicó The Book of Other People, una antología editada por Zadie Smith que recogía relatos de un nutrido grupo de luminarias de la ficción contemporánea, como Nick Hornby, Jonathan Safran Foer, Dave Eggers o Jonathan Lethem, por citar sólo a los más conocidos. El libro lucía una brillante portada de Charles Burns y, aún más importante, dos historietas -historietas puras, sí, sin truco ni cartón- de Chris Ware y de Daniel Clowes. Para remate, Posy Simmonds ilustraba el relato de Hornby.

Lo mejor era, sin duda, que las historietas de Clowes y Ware aparecían en el volumen sin excusas y sin pedir perdón, sin ningún tipo de justificación especial. Eran relatos breves, como todos los demás.
O sea, una prueba más (otra) de la aceptación del cómic moderno (la novela gráfica) en el mundo de la literatura de verdad.
Ahora he visto la edición española, El libro de los otros, publicado por Salamandra, bajo una portada que recombina los elementos de Burns, en mi opinión con bastante menos gracia que en la portada de Penguin, pero vaya, al menos ahí están. Por supuesto, lo primero que he sentido ha sido curiosidad por ver las historietas de Ware y Clowes traducidas al español, así que me he puesto a hojearlo y... no las he encontrado por ningún lado. Las ilustraciones de Posey Simmonds siguen acompañando al relato de Hornby, pero de los tebeos, ni rastro. Los otros 21 relatos en prosa sí están. Sólo han sido purgados los dos que estaban hechos con monigotes.
No debería, pero reconozco que me ha deprimido esta cuidadosa discriminación de la edición española.
Quizás temieran que algún lector habitual de literatura se tomara poco en serio el volumen en caso de encontrarse dibujitos a colores entre la letra, quizás les pareciese que no merecía la pena tomarse el esfuerzo de hacer la rotulación. No lo sé.
Sólo sé que The Book of Other People es una prueba más (otra) de la aceptación del cómic moderno (la novela gráfica) en el mundo de la literatura de verdad.
Pero en España, parece que no nos hemos enterado.

25 comentarios:

Pepo Pérez dijo...

Lamentable catetez. Menos mal que me lo pillé en inglés cuando estuve con vosotros en Berlín.

Pepo Pérez dijo...

Y por cierto, la historieta de Ware que viene en la antología original es buenísima. La de Clowes no me moló, pero la de Ware es, eso mismo, antológica.

Mireia Pérez dijo...

1. Qué fuerte.
2. Sabeís si por lo menos están los cómics colgados en alguna parte para poder verlos?
3. Ya puestos, te recomiendo Dientes Blancos de la Smith, si no te lo has leido. Hay una edición baratilla en quinteto.

L8 dijo...

Bienvenido sea usted a la lectura de libros de Editorial Salamandra. A nombre de todos los lectores de Harry Potter que estamos hartos de las pésimas traducciones, adaptaciones y reediciones de tal editorial le doy la bienvenida al club de los frustrados ;)

Enver555 dijo...

Lo primero sería que en España se le diera a la literatura traducida la importancia que se le debería dar, porque muchas veces las traducciones son pésimas y cuando no hay cortes en los libros cuando la edición original trae exceso gráfico como puede ser en biografías y demás, la edición en España es de vergüenza con honrosas excepciones.

El cómic es literatura de calidad eso ninguna duda, prefiero antes a un Joe Sacco o una Marjane Satrapi antes que a un Javier Marias cualquiera que se las dan de eruditos pero duermen hasta las piedras...

David dijo...

Pues un poco triste me parece el asunto por parte de la editorial.

Bruce dijo...

Portada descafeinada a tope..

FHNavarro dijo...

Supongo que la edición española de la portada, está más basada en este montaje de portada (http://www.amazon.com/Book-Other-People-Zadie-Smith/dp/0143038184) que en el que tu tienes, lo que no justifica para nada la chapuza de dejar incompleto el libro.

Un saludo

Pepo Pérez dijo...

En esa otra portada, que conocía, los dibujos/viñetas de Burns siguen siendo los protagonistas absolutos porque ocupan toda la portada. En el diseño de Salamandra han quedado limitados a ilustración testimonial, más reducidos y con todo ese marco granate, enorme, que los rodea.

Santiago García dijo...

FHNavarro, a mí me gusta mucho más la portada de Penguin que la de Salamandra, pero es que la portada que mandas tú me parece también infinitamente mejor que la de la edición española. No sólo por lo que dice Pepo, sino por otra cosa que me parece que rompe completamente el concepto de Burns, y es que en la española los personajes no están separados individualmente, cada uno en su cuadro, aislados, sino que han hecho rectángulos horizontales y en cada uno han metido a dos personajes, que parece que estén enfrentados, en el mismo espacio. En todo caso, lo de la portada es lo de menos. Al fin y al cabo, si La Cúpula puede permitirse cambiar la portada al "Génesis" de Crumb, tampoco vamos a esperar maravillas de una editorial literaria. Para mí lo grave es que se hayan cargado la historieta de Ware y la de Clowes, ahí está el quid de la cuestión. Lo de la portada es una anécdota.

Gabriel dijo...

Pero esto es como leer una obra castrada!
Los autores del libro, en este caso el editor o editores, se preocuparon en su día en hacer una recopilación basándose en una serie de criterios y, supongo, tomándose su tiempo para lograr una obra compacta que se pueda leer de principio a fin y que aporte al lector un impresion más o menos precisa de lo que se cuece en la ficción anglosajona.

Tal y como yo lo veo, es como quitarle un par de capítulos a una novela, lo que, desde el punto de vista estético, es un crimen en toda regla.

Lo de la portada, en fin... Tú mismo has puesto un ejemplo claro mencionando el caso del Génesis de Crumb. Pero está claro que han querido eliminar cualquier vestigio que pueda evocar el mundo del cómic y sus particularidades.

FHNavarro dijo...

Sí, Santiago, estoy totalmente de acuerdo con ambos (con Pepo y contigo), aunque a mi, como a ti, me chirría mucho más la unión de los personajes enfrentados, que la reducción del espacio de éstos en la portada española. Sólo he enlazado la portada para que se viera el posible concepto de partida para la maqueta española. Lo importante, efectivamente, son los relatos eliminados.

Robur dijo...

El cambio de portada me huele a que el libro parezca menos "comic" y mas "libro". Por otro lado no me extrañaría que la eliminación no sea por motivos de menosprecio al comic, aunque tras lo de la portada da que pensar, sino por pura cicatería. Por lo general somos bastante mas ordinarios que malignos.

toni bascoy dijo...

Sea por la razón que sea por la que han decidido no incluir los comics, conmigo han perdido a un comprador.
Hay que ser corto de miras...

el tio berni dijo...

Vaya tela, ¿no? Yo no conocía el libro, lo primero que voy a hacer al enviar este comentario es pedirlo. El libro de verdad, claro, no ese remedo castrado en español al que como mínimo deberían haber tirulado de forma diferente para dejar claro que no es una traducción del original, sino una selección de las historias preferidas de los editores españoles.

Y lo que es peor es que yo creo (a lo mejor me equivoco, no sé) es que al lector literario español no le habrían molestado para nada esas historietas, que vienen ya casi anunciadas desde la portada (las originales, claro). Seguramente le habrían parecido un toque de originalidad, una vuelta de tuerca al oficio de narrar, no creo que le hubiesen molestado.

max dijo...

Absolutamente patético. No conozco el libro original. ¿Eran a color las historietas? Porque si así fuera igual la decisión ha sido simplemente la de ahorrarse el coste de la cuatricromía. Lo que no se van a ahorrar es la vergüenza.

Santiago García dijo...

Yo también creo, como decís algunos, que el motivo de la no inclusión de las historietas posiblemente sea tan solo el intento de ahorrarse el coste de unas cuantas páginas a color. Pero eso no deja de ser un menosprecio. Es como decir que no valen lo que cuestan, y total, si las quitamos no se pierde nada...

Es gracioso ver cómo en la traducción del prólogo de Zadie Smith, el "twenty-three stories" se ha transformado en veintiuna historias...

Angel dijo...

En fin que voy a decir que no hayais dicho ya ahí arriba, una vercuenza.

Gabriel dijo...

Creo que si hubiera sido por una cuestión meramente económica, las hubieran impreso en blanco y negro y se hubieran quedado tan anchos. Casos así los he visto incluso en editoriales estrictamente de cómic.

Y al ver lo que han hecho con la portada, como si trataran de anular el efecto viñeta de la original, me hace pensar que ha sido más bien una cuestión "ideólogica".

Pero tan sólo es una conjetura, claro...

Robur dijo...

Es que lo caro no es solo el color, sino el papel, la impresión, la maquetacion de los globos y seguramente no es solo el dinero sino las ganas y trabajo de mas que hay que ponerle. Desprecio desde luego es, pero huele a racaneria cosa mala.

Gabriel dijo...

Bueno, el tema de la rotulación ya lo contemplaba, pero como se trataba de unas 20 páginas en total, me parecía anecdótico, un coste asumible. El papel no lo había contemplado, pero es que tenía en mente el caso de Anagrama con Cidad de Cristal, cuyo papel e impresión es el mismo que el resto de la coleccion Panorama de narrativas. No he visto el libro, pero puede que hayan utilizado un papel que no soportaría el peso de los negros. No sé...

En cualquier caso, puede que tengas razón, y haya algo más que se me escapa :)
Como tú dices, "las ganas y el trabajo de más" pueden haber sido el factor definitivo.

Óscar Palmer dijo...

Lo de la portada es el puto "síndrome de la cajita" que tienen la gran mayoría de editores españoles. Han cogido el dibujo y lo han encasquetado como han podido en el diseño de colección. Como hicieron los de Anagrama con la portada de Lowboy, como hace Tusquets con las suyas y como hacen prácticamente todos. Una lástima.

Joan Marín dijo...

Pues yo he escrito a Salamandra preguntando qué coño ha pasado con las dos historietas eliminadas.

Al menos que sepan que no pasa inadvertido el temita!

Sé que no sirve de nada, pero bueno...

Sobre la portada, supongo que es más sencillo encasquetarlo en el diseño de la colección que "entender" qué pretendía la señorita Smith. Ella digna de elogio, la verdad, por este intento de abrir mentalidades.

Pepo Pérez dijo...

En efecto, eso es lo peor, no entender qué pretendía la editora de la antología, y que en la editorial se consideren más listos que ella. Si Zadie Smith ha CONCEBIDO esta antología con la (innovadora) idea de incluir, entre relato y relato literario, dos historietas de autores como Ware y Clowes, que son tan conocidos y respetados -al menos por la gente que está al día- como los literarios que incluye, los Safran Foer, Dave Eggers & cía., a santo de qué cargarse su IDEA castrándola. Este libro lo descubrió en una librería Santiago mientras yo estaba con él, y cuando me enseñó que traía dos historietas (el papel es el mismo, no especialmente bueno aunque lo suficiente para que la impresión sea correcta) me quedé flipado porque me pareció algo realmente novedoso, original, etc. Esa novedad ya NO existe en la edición española. Es otra antología más.

Fran J. Ortiz dijo...

Óscar: Muy bueno lo del "síndrome de la cajita". Yo mismo, que no trabajo en diseño gráfico ni nada parecido, lo había pensado en muchas ocasiones -sobre todo, comparando las cubiertas de Anagrama con las ediciones originales-, pero no se me había ocurrido ponerle nombre científico... :-)