jueves, 7 de enero de 2010

EL HOMBRE DESVESTIDO

Dado el monumental atraso de lecturas que tengo, no es normal que me abalance a leer un tebeo apenas me cae en las manos, pero es lo que he hecho con The Unclothed Man In The 35th Century (Fantagraphics, 2009), lo nuevo de Dash Shaw. Ha sido sacarlo del cartón y llevármelo al sofá.
Y qué tebeo, madre mía. Dash Shaw es el hombre del momento y The Unclothed Man un auténtico tebeo del siglo XXI. O XXII, no me ha quedado claro.
El volumen, de unas cien páginas, está dividido en dos partes muy diferenciadas, como aclara el mismo Shaw al principio. Las primeras 24 páginas incluyen materiales realizados para la serie de animación The Unclothed Man, dirigida por el mismo Shaw con ayuda, principalmente, de Jane Samborski. La serie se puede ver en www.ifc.com. Las otras 80 páginas recopilan historietas cortas de los últimos años, la mayoría procedentes de Mome, la antología de Fantagraphics.
Los materiales de The Unclothed Man, junto con varias de las historias cortas, da al libro un tono general de ciencia-ficción, pero de una ciencia-ficción arty y anti-genérica, muy particular. De autor, por así decirlo. Por supuesto, Shaw experimenta formalmente todo lo que puede y más, en ocasiones jugando con recursos que recuerdan a los que usa su maestro (¿o profesor?) David Mazzucchelli en Asterios Polyp, como la presencia explícita de la cuatricromía en "Satellite cmyk". Pero la diferencia generacional entre Shaw y Mazzucchelli se nota mucho. Lo que a Mazzucchelli le gustaría llegar a entender, Shaw lo maneja como si fuera su lengua materna. Es como la distancia que separa a Frank Miller de Paul Pope en su asimilación del manga, por ejemplo. Mazzucchelli y Miller se han estirado desde su formación como profesionales del mainstream de toda la vida para atisbar nuevos horizontes. Pope y Shaw han nacido en ese horizonte. Lo que para unos son experimentos formales, para los otros es su naturaleza. Por ejemplo, Shaw dice al principio que espera que el libro suscite comparaciones entre la animación y los storyboards, y los cómics. Y bueno, la verdad es que ambas cosas se pueden comparar, ya que de unas y de otras hay en sus páginas, pero a mí me cuesta ver algo más que las evidentes diferencias, y me quedo con la sensación de que Shaw ha visto algo que se me escapa. La desenvoltura con la que se maneja entre la animación, los videojuegos y el cómic no es algo que se aprenda, es algo con lo que se nace.
Las historias recopiladas por Shaw en este libro son extraordinariamente diversas y, sin embargo, en todas se percibe la voz de su autor, lo cual es un signo de personalidad enorme en alguien tan joven (26 añitos todavía, y la mayoría de estas historietas tienen dos o tres años). Que sea tan inventivo sólo se explica porque no carga con el lastre del oficio. Es uno de los primeros verdaderos dibujantes-artistas, la next generation, un homo superior en esto de las viñetas.
Hay tres historias en este libro -la de "Tierra uno y Tierra dos", que ni siquiera sé cómo se titula, si es que tiene título; "Satellite cmyk" y la de los "Galactic Funnels"- que no las entiendo. No quiero decir que sean incomprensibles como lectura, quiero decir que no entiendo cómo están escritas, cómo están concebidas, cómo están dibujadas. No entiendo qué tipo de inteligencia está detrás de esas historietas y quién le ha explicado a este niño cómo se hacen tebeos para que los haga así.
Me hace sentir muy homo sapien.
Dash Shaw tiene el mundo (del cómic) en sus manos, veremos qué hace con él. Ombligo sin fondo fue uno de los tebeos del año en España, de eso no cabe duda. Lo más tremendo es que casi diría que es lo peor que he leído de Dash Shaw. Este The Unclothed Man In The 35th Century y, sobre todo, la alucinante Bodyworld, lo sitúan ya en una galaxia muy, muy lejana de ese pedazo de novela gráfica que es Ombligo sin fondo.
Desconozco si la publicación en España de The Unclothed Man está prevista ya por alguna editorial, como Apa-Apa, que se ha hecho cargo de Ombligo sin fondo y de la anterior (y extremadamente primeriza) La boca de mamá. Pero a quien lo publique le espera un trabajo fino: dos tipos de papel diferente en las tripas, sobrecubiertas de plástico transparente... Sí, estamos ante otro libro-objeto.
Como muestra, el primer capítulo de la serie de animación de The Unclothed Man:

14 comentarios:

Jeune Albert dijo...

Creo que no es sólo por su relación como profesor-alumno el que Gary Groth les emaparejara para el número 300 de TCJ.

Es como reconocer simbólicamente el cambio de liderazgo. Me resulta alucinante ver como DS conduce la entrevista y le plantea las cuestiones clave sobre las que gira y girará el arte del comic en el s.XXI.

Faulkner Jr dijo...

Serà Apa Apa

elpablo dijo...

illo, el niño este está chalao, hombre ya, con los tebeos locos que me hase!
totás, que me FLIPA, jojo!

Álvaro Pons dijo...

Qué ganas de leerlo! Me llega mañana y ya me estoy comiendo las uñas!!!! :(

Santiago García dijo...

Faulkner Jr: Pues me alegro mucho de la buena noticia. ¿Bodyworld también? ¿Hay fechas?

Álvaro: ¡Ya nos contarás qué tal!

Gabriel dijo...

Qué alegría poder leer un texto que celebra así las innumerables virtudes de este autor y que pone el mundo del comic en sus manos sin complejos.

Por el momento, sin embargo, prefiero Ombligo sin fondo a BodyWorld. Pero como somos libres de cambiar de opinión, puede que en el futuro piense todo lo contrario.

Santiago García dijo...

La verdad es que siento mucha curiosidad por ver cómo convierten Bodyworld en libro, porque funciona tan bien en pantalla...

Pepo Pérez dijo...

Creo que lo sabes, pero lo encuadernan para ser leído en vertical. No habrá páginas de izquierda y derecha, sino páginas de "arriba y abajo". Eso al menos me contó DS cuando le entrevisté este verano.

Santiago García dijo...

Sí, pero aún así, toda la parte final en la que vamos cayendo por la ciudad y parece que no se acaba nunca, tendrá que ir saltando de página en página, ¿no? No se podrá leer como un continuo, igual que en pantalla, con lo que perderá mucho efecto. En horizontal o en vertical, yo creo que va a variar bastante. ¡Me parece que la mejor manera de trasladar Bodyworld al papel habría sido en un rollo tipo japonés!

En fin, como decía, siento mucha curiosidad...

Jordi Bravo dijo...

Bodyworld es apabullante. Me encantó. A ver su edición en papel como la apañan.

Faulkner Jr dijo...

YO también había pensado en una especie de pergamino para bodyworld!!! jajaja

Pepo Pérez dijo...

Se puede hacer con un desplegable, me imagino. No es lo mismo, claro. Si mal no recuerdo, me contó algo de meter también los mapas que tiene de BodyWorld en la web con una especie de lengüetas para desplegarlos.

el tio berni dijo...

Sí, lo de los mapas ya lo tiene resuelto:

http://dashshaw.blogspot.com/2009/12/flap-design.html

Sanrtiago, no me he leído la reseña porque todavía no me ha llegado el tebeo y me come la envidia, pero he leído algunas de las historias que se publicaron en MOME y vaya tela, el chaval se está inventando un nuevo idioma él solito.

Robur dijo...

A mi me sorprendió que sea Pantheon la que saque Bodyworld. El AD New Orleans de Neufeld, que también lo ha sacado Pantheon, funciona bien en libro pero el webcomic seguía casi el mismo formato solo que añadiendo links. Bodyworld es otra cosa, sobre todo el ultimo capitulo