viernes, 5 de marzo de 2010

MAL ROLLO


Hay como una magia mística en lo que uno escribe, Pepo siempre me lo advierte. Yo le digo que son imaginaciones suyas, pero reconozco que cuando decidí titular un post «Buen rollo», era como si ya me estuviera preparando para otro que inevitablemente tendría que venir después y que se titularía «Mal rollo». No, por nada, porque sí, porque el universo así lo exige.
Lo que no imaginaba es que sería tan rápido.
La clausura de las jornadas UCMCOMIC esta mañana en la Complutense empezó con una mesa redonda sobre la divulgación del cómic en la que, moderados por Pedro Toro, participaron Óscar Palmer, Christian Osuna, Gustavo Montes y Alberto García. Aunque menos explosiva que la del miércoles protagonizada por autores, la reunión dio lugar a que se suscitaran algunos temas interesantes, tanto en referencia a la inserción del cómic en la educación y los programas universitarios, donde Montes tiene experiencia como profesor de una asignatura centrada en las narraciones gráficas, como sobre su tratamiento en los medios, en bibliotecas y en internet. A mí, personalmente, me sirvió para confirmar algo que he percibido durante toda esta semana (en mayor grado todavía en la charla del miércoles, aunque sea aquí donde lo mencione): cómo la irrupción novela gráfica ha sembrado la desconfianza y la confusión entre los que nos dedicamos a esto, y cómo no sabemos todavía muy bien cómo interpretar y manejar el término (o el concepto). Me lo tomo como una buena noticia, o al menos un augurio favorable para mi libro.

El segundo acto del día fue una conferencia impartida por Francisco Reyes, profesor de la Complutense especializado en hip hop, con el título «Los superhéroes en España. Colecciones pioneras».
Y aquí se concentra el mal rollo del título.
Acudí ilusionado por escuchar a alguien conocedor de las colecciones de superhéroes publicadas en España en los años 40 a 60, algunas de cuyas portadas -y poco más- he visto asomar en ocasiones en recopilaciones de tebeos antiguos o en el blog de Joan Navarro. Y si la charla no iba de eso, sentía curiosidad por saber de qué trataría.
El caso es que no trató de nada.
A lo largo de mi vida me he tragado unas cuantas charlas vergonzosas, y sobre todo estos últimos años, pero creo que ésta las gana a todas. Reyes se dedicó a ir pasando un Power Point plagado de portadas de comic books americanos de los años 40 y 50, seguidos de portadas de tebeos de Vértice, Surco, Bruguera y Forum, nombrando al superhéroe que aparecía en dicho tebeo y acompañando en ocasiones la imagen de datos irrelevantes o, con mucha frecuencia, erróneos. Ahora mismo me vienen a la cabeza informaciones tan clamorosas como decir que en 1956 DC estaba en su edad de oro gracias a la Liga de la Justicia (la cual no aparece hasta 1960, añado el dato de mi cosecha para aquellos de nuestros lectores que no tengan la wikipedia instalada en el ordenador, como el profesor Reyes) y perlas de este calibre. Que no eran "errores" o "deslices" (ya sabemos que a veces a uno se le va una fecha o un nombre de la cabeza cuando está hablando), porque el discurso revelaba el desconocimiento absoluto del ponente sobre el tema que estaba tratando. Uno de los grandes daños que ha causado internet es que cualquier ignorante se puede montar un Power Point de 200 imágenes bajadas de tebeosfera (con su marca de agua incluida) y otros sitios y exhibirlo ante su público sin necesidad de saber ni lo que está mirando. Antes, normalmente para acceder a las imágenes uno tenía que tenerlas en casa, en cómics originales o al menos reproducidas en libros que se suponía que uno había comprado y leído porque tenía interés.
Además de la desinformación total de la que hizo gala, Reyes exhibió una falta de discurso preocupante en un profesor universitario. Incapaz de hilar ninguna idea, de juntar dos frases con sentido o de hacer alguna observación que fuera más allá del chistecillo fácil sobre los poderes o la apariencia de los personajes sobre los que estaba hablando, a los cuales se tomó a guasa en todo momento. Y esto tal vez fuera lo más grave.
La actitud.
Porque uno no se puede presentar ante un público con tal falta de respeto hacia quienes van a dedicarle un rato a oírle, hacia sus alumnos, hacia el material que está tratando y, en última instancia, hacia sí mismo. A lo largo de esta semana he tenido ocasión de escuchar muchas presentaciones. Algunos de los ponentes lo han hecho mejor y otros lo han hecho peor, algunos tienen más lucidez, más facilidad de palabra, más experiencia, más viveza y más conocimientos, y otros menos. Pero todos, absolutamente todos, han mostrado un enorme entusiasmo por lo que estaban haciendo, un inmenso deseo de agradar, de comunicarse y de aportar algo en la medida de sus capacidades. Todos, digo, han respetado a su público, a su tema y a sí mismos.
Y eso es lo mínimo que se puede pedir.
Y en esta conferencia no se han cumplido los mínimos.
No es de recibo que en una jornadas universitarias, en el salón de actos de la Complutense, un profesor de esa misma casa se ría constantemente de lo que está contando y diga varias veces que no entiende qué hace allí y que le parece muy raro estar hablando de «esas cosas» en la universidad y en el salón de actos. No es de recibo que, aburrido por su propia ineptitud, vaya preguntando cada poco tiempo si falta mucho y diga que «ya queda poco» y «venga, vamos corriendo ya», suspirando con agotamiento, como si aquello fuera tan insoportablemente tedioso para él como, de hecho, lo estaba siendo para nosotros.
Después de una semana de tan buenas sensaciones, después de escuchar inmediatamente antes a Óscar, Christian, Gustavo y Alberto insistir en la importancia de la divulgación del cómic, esto fue un bajonazo gordo. Sí, ya sé que en la universidad no todos los profesores son como era Juan Antonio Ramírez. He tenido ocasión de conocer a muchos, y de todo tipo y pelaje, así que no es una sorpresa, y por tanto tampoco hay que creerse que la universidad es un sacrosanto recinto de venerables sabios. Pero me pregunto si uno se puede presentar con tanta desfachatez para hablar de un tema del que lo desconoce todo, y además con esa indolencia, en unas jornadas de literatura, de arte o de cine, sin peligro de que lo echen a patadas.
En fin, creo que me alargo demasiado sobre un punto negro que no emborrona el conjunto de este pedazo de semana, así que voy a cortar ya. Andrés y Daniel han demostrado un nivel, calidad y gusto tan extraordinario como organizadores que tendré que suponer que esta charla ha sido el peaje administrativo que han tenido que pagar. Ya sabemos cómo son las cosas en los pasillos de la uni.

Si hubiera necesitado buscar un ejemplo que sirviera de contraste para explicar qué había sido lo peor de la charla del profesor Reyes, me habría bastado con esperarme a escuchar a Nacho Vigalondo, que cerró las jornadas con una intervención titulada «Cuando desperté, Mark Millar estaba allí».
Vigalondo no es ningún erudito, ni falta que le hace. Inició la charla avisando de que nada de lo que dijera tendría ningún valor académico: él era un fan y como tal se presentaba ante nosotros.
Con esas palabras, una vez más, Vigalondo demostraba su lucidez.
Esa puesta en escena, en lugar de descalificarle, le recalificaba. Porque los fans también forman parte de la «institución cómic». El cómic lo hacen autores, editores, distribuidores y también lectores. Todos participan en la misma medida en el medio, y esa visión de fan también tenía, por tanto, su lugar en estas jornadas, un lugar que Vigalondo se ocuparía de reivindicar sin complejos.
Como decía más arriba, la documentación no es tan importante. Vigalondo se había leído los tebeos de los que hablaba, y había reflexionado sobre ellos. Con eso basta, no hay mejor documentación que hablar de algo de primera mano.
Además, la charla de Vigalondo mostró un discurso. Allí había alguien que tenía algo que decir y que sabía decirlo. Importa poco si es o no académico, es algo y merece la pena oírlo. Es honesto, es digno, es merecedor de respeto. Y para que conste, normalmente considero que Vigalondo suele tener intuiciones geniales sobre el funcionamiento de los medios y las narraciones. Más de una vez me he encontrado en su blog con explicaciones nítidas y convincentes de cuestiones en las que pensadores profesionales se han enfangado en libros académicos.
Por último, si en algo brilló Vigalondo fue en el tercer elemento fundamental de toda charla: la actitud. Entrega total, pasión absoluta, comunicación directa con el público. Es cierto que yo ya estoy algo talludito para que las exhortaciones tipo «lefa» y «polla» me hagan desternillarme, pero comprendo que Vigalondo supo usarlas con inteligencia como herramientas para manipular (en el buen sentido de la palabra) a su público mayoritariamente juvenil. Básicamente, vimos a un narrador en acción.
Y a una persona que respetaba al público que tenía delante, a la materia que estaba tratando y que, de esa manera, se ganó mi respeto.
A pesar de que nos dieran las tres y estuviera muriéndome de hambre.
Me parece increíble que cuando nos fuéramos empezaran a hacer el examen del curso. Espartanos todos.
Gracias, Nacho Vigalondo, por dejarme ese buen sabor de boca al final de unas jornadas tan cojonudas.
Gracias a Daniel y Andrés por currarse esto.
Y gracias a todos los estudiantes que estuvisteis allí animando a estos fatigados viejunos del cómic a seguir adelante.

32 comentarios:

elpablo dijo...

bueno, no ha estado mal entonses (por volver a lo del filgud) si sólo ha habío un garbanso negro, nol?
porque el resto ha estado francamente bien, según habéis contao!

Santiago García dijo...

Ha estado MUY BIEN, sí. Pero bueno, hay que contarlo todo.

elpablo dijo...

aro, joer, las cosas como son!

Octavio B. (señor punch) dijo...

¡qué bien me cae este Vigalondo! (de la radio, de su blog...)!

Y quer pena lo del "erudito", uf...

Óscar Palmer dijo...

¡Ja, ja, vaya fotos has puesto, que tenemos todos pinta de acojonaos! Qué curioso que el único que parece satisfecho consigo mismo en la imagen sea el tal Reyes.

Aparte de eso, un comentario que no me ha dado tiempo a hacer esta mañana a propósito de lo de la novela gráfica. A mí me la pela que el cine se llame cinematógrafo, nickelodeon o imágenes en movimiento. Si por lo que sea al público en general le entra mejor como concepto lo de "novela gráfica", a los medios les parece un nombre más atractivo que "tebeo gordo" y eso sirve para vender más y llegar a más lectores, pues oye, estupendo, ¿no?. Detecto a veces una especie de orgullo herido empeñado en defender la "pureza" de los términos (en plan: a qué viene todo este revuelo con la novela gráfica si yo llevo haciendo lo mismo durante años sin que me lo reconocieran como tal porque resulta que "sólo eran cómics") que no sé si es del todo beneficioso. Mejor aprovechar el momento, ¿no? Claro, que yo lo veo desde un punto de vista puramente comercial y crematístico, lo reconozco, así que entiendo que un autor pueda tener una opinión completamente distinta.

No sé, tú mismo, Santiago, ¿a ti te parece que El Vecino es una serie de "novelas gráficas"? Y en caso contrario, ¿te molesta que sean consideradas o vendidas como tales? Por curiosidad, ¿eh?

Octavio B. (señor punch) dijo...

ah, Oscar, bravo: anótame en la lista de los que pensamos exactamente igual en este punto (y que además nos cansamos de dejarlo escrito en blogs donde otros se inflan con los nombres de las cosas como si les estuviesen haciendo un tacto rectal)

Santiago García dijo...

A mí no me molestan que mis tebeos se vendan como novelas gráficas, como cómic o como manga, Óscar. Es evidente, y creo que cualquiera te dirá lo mismo. Que se vendan, eso es lo que importa.

Pero esto es tan obvio que no merece la pena ni discutirlo. Lo que ocurre es que parece que hay mucha gente dentro del mundo del cómic que se comporta como si le molestara que se vendiera algo porque se identifica como "novela gráfica" y no como "tebeo".

Y a lo mejor no se han parado a pensar qué motivos hay para que el nombre "novela gráfica" ayude a que se venda.

Pepo Pérez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepo Pérez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
gerardo dijo...

Coincido contigo respecto a la charla de Reyes, Santiago, fue lamentable. Me quedé con las ganas de preguntarte allí mismo porque hubo cosas que... en fin. Con internet hay errores que no se pueden tolerar. Lo de que los krees son verdes y tienen la barbilla "cuarteada" me llegó al alma xDD. Estuve por comentarle varios fallos, pero me pareció fuera de lugar, la verdad. Sólo expliqué lo de la colección de Spiderman porque me pareció lo más fuerte: el hombre no se explicaba aquello, sentía curiosidad... Y ni le había dado por hacer una búsqueda en google para satisfacerla antes de su charla.
Lo comento en mi blog: no entiendo por qué no os pidieron a Pepo o a ti que hablárais de Marvel. Ahora que dices que tal vez fue el "peaje administrativo" que pagó la organización, la verdad es que tendría sentido. Pero qué mal, cuánta dejadez y cuánto desinterés. El momento tebeo viejuno de Vértice que le había comprado a un hombre en Barcelona por cincuenta céntimos fue tremendo.

En todo caso, estoy de acuerdo en que la semana en conjunto ha sido genial, eso no se puede olvidar.

Un saludo.

The Watcher.

Santiago García dijo...

La verdad es que lo del cambio de título de la colección de Spiderman de Forum fue impresionante, sí. No sólo porque cualquier persona con dos dedos de frente sabe por qué cambiaba de título (joder, seguro que lo comentaban en los correos de la época), sino porque era un dato tan friki y tan insignificante que sacarlo a colación fue una demostración (una más de tantas) de la desinformación y la falta de visión de conjunto del tema que estaba tratando que tenía este hombre.

Tuvo muchos momentos (tristemente) cómicos. Otro de los que me llamó la atención fue cuando, después de hablar sólo de tebeos Marvel (los únicos que él leía de chaval), dice "bueno, y este lo pongo aunque no es de Marvel", porque sí, porque yo lo valgo, porque lo tenía por casa, supongo. Y es el "Superman vs. Muhammed Ali" y suelta lo de: "He visto que esta edición tiene un depósito legal mexicano. Es misterioso cómo pudo llegar a España una edición mexicana". Joder, si es misterioso que estuvo pasando durante décadas con los tebeos de Novaro como ése... Es flipante que no supiera cosas que yo sabía con 12 años.

En fin, no sigo que me enciendo...

Octavio B. (señor punch) dijo...

¿cómo que "no sigo que me enciendo"?

¡SET FIRE TO FLAMES,Santiago!!!

(jeje, ¿alguien saca la cita musical? no es tan difícil)

gerardo dijo...

Sí, el problema es ése: la falta de discurso y de análisis. Mira que se podían hablar de cosas. Por ejemplo, Reyes recordaba que el Capitán América cambió de identidad... pero no era capaz de analizar aquella historia y encuadrarla en el contexto sociopolítico, se quedó en que "se puso escote" jajaja, qué risa, qué friki soy. En fin, como dices, mejor parar, para qué encenderse.

Un saludo.

Bruce dijo...

Siempre he pensado que el hip hop es perjudicial para el cerebro...

Me han entrado ganas de ver la charla del interfecto ¿alguien la grabó?

Santiago García dijo...

Yo grabé otras charlas, pero no ésa, lo siento.

Y yo no creo que el hip hop sea perjudicial para el cerebro. Pero a lo mejor el tío berni te puede ampliar el tema.

Oneyros dijo...

En primer lugar decir lo estupendas que estuvieron todas las jornadas, que me encanto asistir.
Tienes cierta razon que Reyes no pudo hablar de todo lo que rezaba el titulo de su ponencia, pero creo que fue cuestion de una mala gestion de su tiempo, puesto que tuvo menos que el resto.

No es mi intención ofenderte, pero debo decir que en tu caso prometiste hablar de "Novela Grafica" y fuiste por el Comic Underground, que no lo desprecio, pero no fue lo que yo iba a oir. Vamos que en ninguno de los caso, escuche lo que esperaba oir.
En cualquier caso, yo disfrute enormemente

G.M. dijo...

Hola, Santiago. El otro día, tras la mesa "Divulgar cómic" te dije que no podía por menos incluir tu libro "La novela gráfica" en la bibliografía de la asignatura "Historia y Teoría de las Narraciones Gráficas". Son pocos los libros sobre teoría del cómic que se publican (qué te voy a contar) y, concretamente, sobre este controvertido concepto de novela gráfica había un vacío aún mayor. Te felicito por la iniciativa y me gustaría invitarte desde aquí, desde tu web -¿qué mejor sitio?-, a presentar la publicación en el Centro de Estudios Superiores Felipe II, en el campus que la Complutense tiene en Aranjuez. Si puedes hacernos un hueco, claro. Hablamos y concretamos en caso afirmativo. La comida arancetana (hay un magnífico restaurante por allí) corre de mi cuenta. Saludos.

Santiago García dijo...

Oneyros, no me ofendes porque no dices nada ofensivo, por supuesto.

Yo no he criticado la ponencia de Reyes porque no hablara de todo lo que rezaba su título. La he criticado por otros motivos. Y creo que no tuvo nada que ver con la gestión del tiempo. Quien más, quien menos, todos gestionamos mal el tiempo y se nos quedó corto. En el caso de Reyes, en concreto, la impresión que dio es que le sobraba el tiempo, y que mucho antes de llegar al final ya estaba deseando acabar. Los problemas, para mí, fueron otros. Ahora bien, si tú aprendiste algo y lo disfrutaste, me alegro. Eso que sales ganando.

Que mi propia participación fuera buena, mala o muy mala no hace ni mejor ni peor a la ponencia de Reyes.

Como has mencionado mi caso, sólo te puedo decir que lamento que mi conferencia te decepcionara. Me pidieron que hablase del comix underground y de la novela gráfica, y traté de unir los dos temas porque creo que están muy relacionados y que en realidad son dos capítulos de la misma historia. Siento no haberme sabido explicar y lo tendré en cuenta para futuras ocasiones.

Santiago García dijo...

Gracias por la invitación, Gustavo. Estaré encantado de pasar por allí, por supuesto. Hablamos y concretamos una fecha.

Oneyros dijo...

Santiago, no te digo que me decepcionara, de hecho la pelicula me encanto, y me gusto muchisimo aprender sobre el underground, de hecho tome algunas notas para buscar algunas obras que mencionabas. Lo que queria decir es que mis espectativas eran diferentes, ni mejores ni peores.

De hecho considero que a pesar de que la charla fue super amena y entretenida, la ponencia de Vigalondo era la unica descontextualizada, puesto que fue abarcar diferentes temas en todas las jornadas y esta fue sobre un autor en concreto, que a mi me parece sobrevalorado.
En fin, he aprendido de todo y me lo he pasado genial.

PD: Te importaria que cogiese alguna foto para mi blog acreditandote?

Santiago García dijo...

Oneyros, claro que puedes coger las fotos que quieras para tu blog. Mientras acredites la procedencia, no hace falta ni que pidas permiso. Y si me escribes directamente, te puedo mandar fotos diferentes, en caso de que prefieras no repetir las que aparecen aquí, porque saqué cantidad y tengo muchas de sobra.

Te digo que creo que no supe explicarme convenientemente porque mi idea es que la novela gráfica de los 2000 procede del comix underground de los 60-70 y el alternativo de los 80-90. Y eso tendría que haberlo dejado claro y que se entendiera que unas cosas y otras formaban parte de un todo. O sea, mi intención era más trazar una historia que describir un panorama actual. Por eso tomo nota, para ajustar el discurso de cara al futuro, y te agradezco la observación. Espero que en el libro sí quede más claro.

En mi opinión, la charla de Vigalondo fue un buen fin de fiesta, sobre todo en los términos en los que él la planteó, más espectacular que académica. Creo que a esas alturas de las jornadas, y después de tantas horas de exposiciones sesudas, una intervención en tono de diversión tenía su lugar y era casi lo más apropiado. Yo creo que venía bien para desengrasar un poco.

Bruce dijo...

"Y yo no creo que el hip hop sea perjudicial para el cerebro. Pero a lo mejor el tío berni te puede ampliar el tema."

Ha sido una broma sin gracia, lo digo antes de que se moleste alguien. El tío berni y yo coincidimos en nuestro gusto por los Beastie Boys, y él lo sabe.

Santiago García dijo...

Entendido queda, Bruce :)

Es que con lo delicado del tema, hay que andarse con cuidado con ciertas bromas porque luego echa a rodar la "bola de merda", que dirían en Arròs covat, y ya no hay quien la pare...

Bruce dijo...

Cierto. Un toque de atención de vez en cuando no le viene mal a nadie.

Miguel Valderrama dijo...

Geniales las jornadas!!! que lo cuentas como si fueses un alumno más, y tu fuiste un gran partícipe!!!
Estoy totalmente de acuerdo con la charla de los superheroes, quizá me rechinó un poco la de Noel Ceballos, creo que fue muy floja. Aun así se lo han currao mucho, ojala se convierta en un referente para otras universidades. Tu libro lo espero ansioso.Asi que Gracias!
Pd: siempre podré contar que un dia, de joven, hice pis al lado de Santiago Garcia.

Santiago García dijo...

Así que... esas salpicaduras... ¡eran tuyas!

Ahora en serio: no vi la charla de Noel Ceballos, pero me han hablado muy bien de ella. A ver si la puedo recuperar cuando la suban en vídeo, porque me interesaba mucho el tema. Es más, es uno de los temas sobre los que he dado varias charlas y sobre el que me gustaría seguir trabajando en el futuro.

Miguel Valderrama dijo...

jajajaj!! es una gran anecdota eh? bueno, ya en serio, la charla de Noel, no fue tan terrible como la de Reyes, pero personalmente, me pareció demasiada obvia, aunque tuvo sus buenos detalles, en general lo explicó muy friamente, ahondando muy poco. Aún así me gustaría oir opiniones de más gente, fue una pena no poder mear a su lado aquel dia...
(ya paro..)

Borja dijo...

Hola Santiago!

Primero felicitarte, de nuevo, por tu charla, que fue en la que más aprendí, y con diferencia. Yo soy ese chico que te preguntó lo de Vertigo, y que luego te asaltó en un impulso fan a la salida. También me sentí un poco estafado por la conferencia de Reyes, pensando que al menos si iba a hablar de la Marvel de esos años lo iba a hacer con un contexto sociopolítico.Tanto en USA como en España. O al menos, algo académico, joder, que todo lo que ha sacado en su conferencia era de la wikipedia. De hecho yo fuí el que le comentó eso de la portada del Capi de 1941, que me parece fundamental mencionar que era antes de Pearl Harbour y demás. Me encantó cuando le dije que el Capitán América era "rojillo" (para los cánones de los 60), y el otro se quedó con cara de "gñe, que me estás contando".

En fin. Que me lo he pasado estupendamente estos 5 días y he aprendido mucho.

Ala, a esperar tu libro :)

el tio berni dijo...

La tesis de Santiago sobre el origen de la novela gráfica concuerda perfectamente con la que yo mismo me había hecho en mi cabeza. Es el típico ejemplo de dos mentes geniales llegando a las mismas conclusiones simultaneamente en dos lugares diferentes (jua jua jua). Bromas aparte, me parece una tesis muy plausible, y estoy deseando leer su libro para ahondar más en el tema. Supongo que, esté la gente de acuerdo o no con las conclusiones, al menos hay una documentación, una investigación, una hipótesis de partida, una concatenación de ideas. Vamos, algo cercano a un método científico, que es lo que se agradece en un libro teórico.

Sobre Reyes no me pronuncio porque no pude verlo. No sé si me habría indignado o si me habría dado la risa, pero desde luego no es de recibo este tipo de actitud ni para con los asistentes, que han pagado una inscripción y han tenido una semana dura, ni para con los organizadores, que se han dejado los cuernos para ofrecer unas jornadas más interesantes que muchos salones de cómic. El tal Reyes tal vez consideró que como eran tebeos, aquello no tenía nada que ver con lo académico, ni con lo pedagógico, ni con nada serio. En fin.

Sobre el hip hop... vale, ya sé que Bruce iba de coña, pero por si acaso, que conste que es el último movimiento auténtico surgido dentro del mundo de la música. Al menos eso me parece a mí.

Mireia Pérez dijo...

que salga tu libro ya! que me he quedado con ganas de mas después de lo de esta semana...

Santiago García dijo...

Como no hay nada mejor que contrastar opiniones, aquí va la del amigo Oneyros: http://tothesuck.blogspot.com/2010/03/comic-jornadas-de-ucmcomic-1-parte.html

Christian Osuna dijo...

Ah, me retracto de lo que digo en el post posterior. Me pareció muy tibio el comentario hacia la charla sobre superheroes. Ahora entiendo que no querías hacer mas sangre.
Y por otro lado estaba muy ocupado defendiendome de tu opinión sobre la charla de divulgación, que como expliqué a mi también me pareció muy poco enfocada.
Abrazo