jueves, 2 de junio de 2011

BARCELONA (SPANISH REVOLUTION #2)


Autores: Pepo Pérez y Santiago García.

Reprodúcelo y difúndelo donde quieras.

16 comentarios:

Ender dijo...

sencillamente brillante

lokodatar dijo...

Os salis chavales, (Santiago, una mano a la tuya por esa otra cosa que importa menos, pero que por aquí nos ha alegrado mucho), se puede decir decir mas alto....

lokodatar dijo...

...en otras épocas, en otros lugares, estarias muertos junto a los grandes, ahora lo sois en vida.
Seguid, que sigan, que sigamos...

el tio berni dijo...

Extraordianrio, amigos, la he leído tres veces del tirón, Mientras los técnicos manejen la pluma como vosotros, la espada de los rudos tiene la batalla perdida.

Jo Grass dijo...

¡Qué bueno!!!!!

Doc Pastor dijo...

Todo bien contado y bien explicado, no hace falta más,

Juanfran Molina dijo...

Extraordinario

Fermín Solís dijo...

Me quito el sombrero, felicidades Pepo, Santiago.

Francisco Peña dijo...

Muy bien.

JavierOlivares dijo...

Que buena! Que buen medio, el tebeo, para tantas cosas!!! ENHORABUENA.

tomtomcary@gmail.com dijo...

Genial, bastante mejor que el primero. A nivel gráfico Pepo la viñeta del Poli pegando buenisima y el rollo de intercalar imagenes reales con el dibujo me ha parecido genial. Felicitaciones

tomtomcary@gmail.com dijo...

Genial, todavia mucho mejor que el primero. Pepo a nivel gráfico la viñeta del poli pegando buenisima, el intercalar imagenes reales con el dibujo me ha encantado. Ex
celente trabajo lo cuelgo en el facebook.

PAblo dijo...

La segunda parte me ha gustado tanto como la primera. Casi hay un homenaje-influencia a un autor distinto por viñeta, me parece. Sin embargo, está todo muy bien hilvanado.

Que no decaiga la Spanish Revolution.

Impacientes Saludos.

Niño Gusano dijo...

Piel de gallina

Jaume Vaquer dijo...

Muy guapa.

Mercurania dijo...

Sencillamente, genial. Llega al corazón más que ningún reportaje, ningún libro, ningún análisis desde cualquier ángulo, ningún documental. No lo he leído, este mensaje lo he sentido directamente en lo más hondo del corazón, sobrecogiéndome y casi poniéndome la piel de gallina.
Inspiradísima creación de un genio, de un artista, dando a luz una obra inmortal y sobrecogedora.