lunes, 26 de abril de 2010

UN MAGO DEL HUMOR

El catálogo de la exposición Manel Fontdevila. Retrat del cronista (Ajuntament de Manresa, 2010) ha superado mis expectativas hasta tal punto que diría que debe de ser de los mejores catálogos que se han editado en España sobre un dibujante de cómics. La exposición está muy bien montada y llena de material jugoso: es coqueta, pero muy completa. Pero el catálogo es directamente una barbaridad, el sueño de un fan. Y yo, antes que amigo y colaborador de Manel, soy fan suyo, así que diré que ha merecido la pena ir hasta Manresa sólo para traerse el libro.
Aunque, por supuesto, el viaje no mereció la pena sólo por eso.
Pero, volviendo al catálogo, que es lo que nos interesa aquí, no sólo trae una inmensidad de material fontdevilesco (236 páginas dan para mucho), tanto publicado como previamente inédito, sino que lo hace sin mogollones, sin amontonar las piezas, con un sentido que nos ayudan a resituar la trayectoria desbordante de Manel, ese hombre que empezó a publicar en el periódico de su región cuando sólo tenía 16 años. Bravo por Quim Noguera, que ha sabido zambullirse en los archivos del autor y navegar por ellos sin desorientarse. No es fácil enfrentarse al material en bruto y darle un orden que no sea forzado, sino natural, y eso es lo que consigue este catálogo con una sencillez aparentemente tan espontánea como la que suele caracterizar al trabajo del propio Manel.
El libro está dividido en capítulos temáticos. El primero, «El jo del cronista», encabezado por un texto del propio Noguero, presenta las páginas más personales de Manel, podríamos decir que su autorretrato, con historietas antológicas como «¡Sois afortunadas, mujeres!» (NSLM 10, 2004), o «Héroes» (El Jueves), y por supuesto, con algunas muestras de Súper Puta. No hay nada más personal que eso. Y de propina, incluye las dos primeras páginas completas que se reproducen en un medio impreso de ¡García!
El segundo apartado, «Retrats», sería el de Manel visto por los demás. Ahí aparecen textos de Antoni Guiral, Pepe Gálvez, Eloy Fernández Porta («Súper Puta solucionada») y servidor, y dibujos e historietas de Pep Brocal, Pepo Pérez, Bernardo Vergara, Max, Gallardo y Manuel Bartual/Javier Olivares. La tercera parte, «L'art i la vida», rastrea cierto ideario creativo de Manel a través de algunas historietas dedicadas al arte y la literatura, entre las que se encuentra un verdadero greatest hits del autor: está la del arte de Rosenda (véase el boceto que decora esta entrada), «Lunes Again...!», la «Historia del humor», «¡Me sucedió a mí...!» (la gran reflexión sobre el perro Mistetas), «Una discusión pop»... Con «Parells i senars», la cuarta parte, que abre un texto de Carles Santamaría y está dedicada íntegramente a La parejita, y con «L'humor al dia», una revisión de las colaboraciones en prensa de actualidad (Público, El Jueves, Regiò7), uno podría pensar que ya está todo cubierto. Pero no, este libro va más allá, continúa donde otros se detienen y dedica un último apartado al Manel Fontdevila familiar, en un capítulo enmarcado por un texto de Ramon Fontdevila, el hermano mayor del hombre (a quien agradezco que me revelara la antigua relación de Manel con los guardias civiles madrileños, que el propio Manel había intentado ocultarme hasta ahora) y por otro de Mónica Macià, su fantástica mujer. O sea: hombre, autor, dibujante, padre y mito, todo empaquetado en un solo volumen.
La cosa cuesta 15 euros (vamos, que es un chollo) y desconozco si se podrá encontrar a la venta en librerías especializadas o generales. Lo mejor creo que es darse un paseo por la exposición en Manresa, y así, de paso que se ve la muestra, se lleva uno el tomito. Y si vas a verlo con amigos, pues mejor todavía. Te ríes más.
HABLANDO DE MÁS:
Los vídeos que se exhiben en la exposición, con entrevista a Manel F.:

No hay comentarios: