sábado, 21 de agosto de 2010

LA INVASIÓN DE LAS PLANTAS DEL PASADO


Decía en la entrada anterior que hay vías de regreso a la infancia que no pasan necesariamente por la nostalgia. Bueno, pues una no es ésta.

Hace poco escribía sobre el impacto que me había producido en su día la lectura infantil de una apocalíptica historia de Kelly Ojo Mágico en la que se enfrentaba a una invasión mundial de esporas espaciales. Ahora he tenido oportunidad de releerla, porque está incluida en el número 2 de El Ojo Mágico de Kelly (Planeta-DeAgostini, 2010). Y sólo puedo decir: qué grande y terrible nos parece todo cuando somos niños.

No obstante, debo añadir que gracias al tortuoso dibujo de Solano López y al efectivo diseño de las plantas alienígenas -una simple bola rodeada de tentáculos- he sido capaz de sumergirme en cierto estado de lectura semifebril. Y ahora sí, creo que no debo decir nada más.

1 comentario:

el tio berni dijo...

Voy a decirlo por tres razones:

1) Por acaparar los comentarios de todo lo que has publicado hoy.

2) Porque creo que puede explicar tu fijación infantil.

3) Porque si no, lo va a decir otro.

Allá va. Esas plantas. Parecen. Huevos. Peludos.