lunes, 14 de enero de 2013

LA NOCHE DEL MURCIÉLAGO 78: NIGHTWING


(PARTE DEL CAPÍTULO MONDO BATMAN)

NIGHTWING

Como en la vida misma, a Dick Grayson le han devorado los problemas de identidad desde que dejó de ser el Prodigio Juvenil y su pétrea personalidad de alegre ayudante de Batman se disolvió en un mar de dudas sobre el destino y el significado de la existencia. Tras estériles años de ser un Robin sin Batman ridículamente adulto (¡con 19 años y luciendo esas piernas! ¿qué hace? ¿se las afeita?) el colmo llegó cuando vio que le quitaban el nombre y el trabajo de Robin, con la aparición de Jason Todd. DC pensó que había que hacer algo con Dick Grayson, un personaje con demasiada solera para desecharlo pero urgentemente necesitado de un cirugía estética, y la solución llegó con un cambio de nombre y disfraz. Nightwing era una identidad que Superman había asumido en diferentes ocasiones para convertirse en una especie de Batman para la ciudad embotellada de Kandor, pero como estaba en desuso y parecía acorde con un heredero del Señor de la Noche, fue asumida por Dick Grayson en Tales of the Teen Titans 44 (1984).

El cambio le ha sentado muy bien a Grayson, cuya personalidad ha ganado empaque desde entonces, embarcándose en una constante búsqueda de sí mismo que le ha llevado a ser líder de un grupo de superhéroes juveniles y novio de una extraterrestre (¡eh, esto son los años 80, no la “época de alienígena rosa”, ¿no?!), pero, sobre todo, en la que se ha empeñado en demostrar que no es Batman, aunque esté condenado por los siglos de los siglos a vivir a su sombra. Con la desaparición de los Titanes, los años 90 le vieron intervenir a menudo en las colecciones del Murciélago. Aunque ha hecho buenas migas con Tim Drake, el Robin actual, sus diferencias generacionales con Batman han provocado numerosas broncas familiares, cuyo episodio más lamentable quizás fuera la elección de un recién llegado como Jean Paul Valley para llevar el manto del Murciélago durante el período en que Bruce Wayne se recuperaba de las lesiones causadas por Bane. Corrigiendo su error (Valley resultó poco menos que un sádico demente), Bruce le pasó el testigo a Dick durante la saga “Prodigal”, que si no para otra cosa sí sirvió al menos para que los lectores viéramos por fin al Robin original asumiendo el manto de Batman. La prestación de Dick fue excelente, y cumplió un efecto beneficioso para su paz espiritual: al final, estaba más seguro que nunca de que no tenía ningún interés en seguir siendo el Señor de la Noche. Regresando a sus actividades como Nightwing, DC tanteó sus posibilidades comerciales con una miniserie en 1995, antes de decidirse a darle su propia colección mensual a partir de 1996. Escrita por Chuck Dixon y dibujada por Scott McDaniel, Nightwing aleja a Dick de Gotham y de la influencia de su mentor, empadronándole en Blüdhaven, una ciudad que se describe como “la versión chunga de Gotham”. Allí, Nightwing intentará hacerse sus propias circunstancias, sus propios secundarios, sus propios enemigos (Blockbuster), su propia vida, en resumidas cuentas. Dixon y McDaniel han conseguido montar una serie con gancho y hasta han tenido el valor de dotar a su héroe de un Nightwingmóvil. Pero aún es pronto para saber si Dick demostrará entidad suficiente como para mantenerse por sí mismo en el mercado.