martes, 29 de enero de 2013

LAS LÁGRIMAS DEL AMOR

Un pequeño apéndice a la entrada de ayer sobre Roy Lichtenstein. Me sorprendió que en la tienda de la National Gallery, junto a los montones de catálogos de «A Retrospective» (y junto a las camisetas, las postales, los carteles y el infinito merchandising pop derivado directamente del artista) se pudieran encontrar pilas de Agonizing Love. The Golden Era of Romance Comics (Harper Design, 2011), de Michael Barson. Se trata de una antología de historietas románticas muy visual y de diseño moderno, acompañada de algunos textos divulgativos, de poca profundidad crítica y documental porque es evidentemente un libro dirigido al mercado de masas, no a los especialistas. Al situarla en el marco de la exposición de Lichtenstein, hubo un par de cosas que me llamaron la atención de esta antología: 1) Si es verdad, como sugiere David Barsalou, que la Fundación Lichtenstein intenta hacerle callar para que no revele al mundo «la verdad» sobre las fuentes originales del artista, hay que decir que han tenido un despiste muy gordo permitiendo que este libro se cuele junto al catálogo de la exposición retrospectiva más importante que ha protagonizado el pintor. (Claro que yo personalmente me tomo con cierta distancia cualquier cosa que diga una persona que denuncia a un artista por no respetar los derechos de otros al mismo tiempo que sube a internet imágenes de esos mismos artistas con una enorme marca de agua encima con su propio nombre, y que adjudica su propio © a los montajes que hace con la viñeta original y el cuadro de Lichtenstein); 2) aunque en ningún momento en ninguno de los textos del libro se menciona a Roy Lichtenstein, es evidente que la inspiración para la portada está en sus cuadros: una viñeta aislada, reencuadrada y ampliada hasta visibilizar los puntos de la trama mecánica de color, y un momento álgido emocional relacionado con el llanto femenino. Éste es un detalle típico de la etapa decadente del cómic romántico americano, que coincide con la época de auge de los cuadros pop de Lichtenstein. Sin embargo, parece que hoy en día sólo podemos volver a ver este género (y cada vez más, toda una época del comic book) a través del filtro del pintor neoyorquino.

Más cómic romántico en Mandorla: Jack Kirby, amante.