lunes, 23 de julio de 2012

THE DARK KNIGHT RISES: ¡QUE SE JODAN!


Que en un momento como éste alguien se descuelgue con una película de Batman como The Dark Knight Rises (Christopher Nolan, 2012) no sé si tomármelo como una impertinencia o como una burla aristocrática, el equivalente cinematográfico a nuestro castizo «que se jodan» de la dinastía de caciques parlamentarios castellonesa.

El aparato ideológico de la última película de Batman se articula a través de unos discursos imprevistos (e inútiles, pues no afectan en nada al desarrollo de la trama) proferidos por Bane, que vienen a situar políticamente la cinta en el siguiente escenario: el estado se alza sobre unas instituciones corruptas, la democracia y la ley son incompetentes y hasta amorales, pero las revueltas callejeras no están justificadas, pues las avivan bandas organizadas antisistema que nos engañan y manipulan para hacernos creer que luchan por nuestra libertad, cuando en realidad quieren destruirnos, tal y como la prensa conservadora nos advierte constantemente. Las protestas son herramientas de verdaderos supervillanos que sólo desean nuestro mal. Como ciudadanos, nuestro único papel en todo este drama entre el estado y sus enemigos debería ser el que nos asigna The Dark Knight Rises: el de mansos espectadores de un partido de fútbol.

Menos mal que, aunque estemos entre la espada del estado y la pared de los antisistema, la élite todavía está ahí para salvarnos de nosotros mismos, para ignorar leyes e instituciones y, elevándose sobre el poder de sus millones, sacarnos del atolladero del que nuestra ineficaz y corrupta democracia no nos puede sacar. Menos mal que contamos con el 1%, o mejor aún, con el 1% del 1% -pues los superhéroes como Batman son la élite de la élite, la aristocracia de la aristocracia- para desactivar la amenaza de esa bomba que, bueno, sí, es cierto que ellos mismos han creado en primer lugar. Pero lo han hecho por nuestro bien, tontorrones. Lo menos que merecen por el esfuerzo es que les erijamos una estatua.

Y si eres listo, entenderás lo que entiende el bueno de Blake/Robin, el policía íntegro, el funcionario probo y honrado: que la función pública está acabada y que es mejor renunciar a ella. Que el mañana pertenece a la iniciativa privada desenfrenada, libre de trabas y molestas regulaciones. Y ese mañana, no lo dudemos nunca, es un mañana donde el millonario siempre se retira anónimamente a algún paraíso extranjero donde disfrutar de su recompensa y sus mujeres espectaculares, y guiñar el ojo a sus fieles lacayos. Desde luego, parece la película que haría un niño rico y pijo, un millonario que fuera capaz de identificarse poderosamente con un magnate que vive encerrado en una mansión, alejado de la realidad de las calles.

Que película tan repugnante para hacérsela protagonizar a Batman en este verano de depresión y protestas callejeras.

Aparte del asco que me ha dado, la verdad es que The Dark Knight Rises me ha gustado mucho y lo he pasado muy bien, mejor que en cualquier otra de la saga. Qué pena que el 1% de la peli haya jodido al 99%. Como en la vida misma.

74 comentarios:

David Muñoz dijo...

Coincido totalmente con tu análisis de la película. Es asquerosa. La diferencia es que a mí además me ha aburrido mucho. El guión está lleno de momentos ridículosc(¡madre mía lo de los policías de Gotham perdidos en los túneles!), no hay una sola escena memorable, las peleas son patéticas y todo está alargadísimo. A mí me resultó pesadísima, independientemente de su mensaje, que además fue algo a lo que no di mucha importancia hasta que me puse a pensar en la película al llegar a casa. Lo que más me sorprende es que independientemente de su carga ideológica, cinematográficamente es de una torpeza enorme, una chapuza que solo se salva por las toneladas de dinero que han invertido en ella.

Intramuros dijo...

Yo al "punto chungo" de la película no le di demasiada importancia porque, la verdad, la idiosincrasia plenamente supervillanesca de Bane, con sus planes incomprensibles, bombas atómicas y demás, no daba pie a tomarse mínimamente en serio cualquier carga ideológica que pudiese aparecer a lo largo del metraje.

Y de acuerdo con David en que la peli es torpe, mal acabada, con planos cortados a machete, escenas rimbombantes (ese James Horner "dándolo todo") pero poco memorables, actuaciones y diálogos que me recordaron esta genialidad de Miguel Noguera, y un guión que un poquillo más pulido evitaría ridiculeces extremas y aberraciones ideológicas innecesarias.

En fin... pese a todo no me arrepiento de verla. Tiene partes bastante buenas (el principio con Wayne lisiado y Catwoman haciendo de las suyas) y pone a Batman en un modo JLA (mucho gadget, de día, supervillano de destrucción masiva) nunca visto antes en cine.

MEL dijo...

La confusión que se dá en toda la película entre presidiarios fugados y civiles cabreados es muy inquietante...

Estupenda la crítica.

David Muñoz dijo...

Lo gracioso es que con tanto dinero como han gastado, y aún así Gotham parece un pueblo. Da la impresión de que hay como cuatro policías, un par de mansiones, y 200 presos en la cárcel (y puede haber 3.000 fácilmente en una cárcel española). Y la mecánica del guión es de pena. Ya solo en lo que se meten para justificar que nadie sepa encontrar a Bane en las alcantarillas, después de que varios personajes descubran su guarida -que además no se mueve de sitio-, es de no creerlo.
¡O que Alfred tarde 8 años en hablarle a "Mr. Wayne" de la carta de su ex muerta! ¡A qué estaba esperando! Bueno, sí, a que empezara la película. Es la versión "Chanante" de Batman. Tan ridícula que roza la parodia. El realismo y Batman no encajan en absoluto. Al final lo que tienes es a un tío disfrazado de murciélago moviéndose torpemente mientras se pega con un tío gordoncho. Un tío que además en cuanto tiene problemas de verdad, dimite, cede el puesto y se va de vacaciones. Menudo héroe de mierda.

Manuel Bartual dijo...

A mí, discursito político aparte, me puso MUY NERVIOSO lo sobremusicada que está la película. No hay apenas escenas en las que la música no esté tratando de hacer épico o emocionante lo que por pura lógica no debería serlo, llegando a extremos bastante ridículos como el musicón que acompaña a Gordon cuando va a casa de su colega para tratar de reclutarlo para la causa. Hans Zimmer se tiene que haber pagado la jubilación con esta película.

Luis Bustos dijo...

Yo destacaría (para mal) lo cutres y desganadas que son las peleas que filma Nolan. Es evidente que no le interesa el mamporro, que es mero trámite... pero hombre, con el dinero que hay por medio, que se agenciase un profesional que coreografiase en condiciones el espectáculo.
También me andaba preguntando que que coño pasaba con la gente, por que no veíamos su reacción ante la situación. Pero vaya, que lo mismo estaba empanao por que ni me di cuenta de que, como apunta Mel, ahí andaban mezclados terroristas y ciudadanos...
Ah y el montaje de algunos planos también tiene telita... Mete el hacha por donde le da la gana...
Y por último, lo que comenta Manolo de la música... uf, toda la razón...

Santiago García dijo...

¡Estos comments se están convirtiendo en el foro de Afectados por Christopher Nolan! Yo también pienso que la idea del "realismo" aplicada a los superhéroes es muy complicada. Estaríamos hablando de tratar con realismo algo que no ha existido nunca, lo cual ya tiene guasa. Las pelis de piratas o de astronautas pueden mostrar cómo eran sus historias realmente, pero las de superhéroes... siempre serán una fantasía.

(Siempre serán una fantasía, claro, a menos que la actual oleada de "superhéroes reales" sea en realidad equivalente a los Minutemen de Watchmen y anuncien la próxima aparición de una generación de verdaderos superhombres... ejem).

Bueno, a lo que iba, que parece mentira lo oportuno que ha sido que para hoy estuviera programada la entrada de "La noche del murciélago" dedicada al comisario Gordon, ¿eh? Le viene que ni pintada a "The Dark Knight Rises". Y más con ese dibujico de David Mazzucchelli. ¿Existiría la saga de Nolan sin el Batman de Mazzucchelli? ¿Sin Year One? Me cuesta imaginarlo.

Santiago García dijo...

Veo que hay algo de la peli que no entendí. ¿Los vándalos que andan por las calles quitando manzanas violentamente a niños son expresidiarios Y CIUDADANOS REVOLTOSOS? ¿Estáis seguros? Eso no es lo que entendí yo, para mí que eran sólo criminales liberados de Blackgate. Pero igual soy demasiado ingenuo.

Precisamente uno de los motivos por los que los discursos "indignados" de Bane sobran es porque no tienen ninguna repercusión sobre el argumento. El tío suelta sus parrafadas, pero NUNCA vemos la reacción de la población de Gotham. ¿Se lo tragan todo? ¿Sí? ¿No? Es indiferente. En realidad, la única escena en que vemos al ciudadano medio es cuando están todos en el fútbol, haciendo de público. Entiendo que ése es el papel que nos reserva Nolan a... a nosotros, el público.

Hay que decir que la película habría resultado mucho más excitante si Bane hubiera cambiado su máscara por una máscara de V de Vendetta, como buen indignado. Al menos habría sido un crossover picante.

Manuel Bartual dijo...

Yo sí que entendí que eran expresidiarios y ciudadanos revoltosos. Ya sabes, LOS MALOS.

Santiago García dijo...

En el fondo son lo mismo: CHUSMA.

Ferran dijo...

Telita marinera de truño que bebe directamente de gloriosos truñoacciones como T3.

Todas las inexistentes relaciones interpersonales de la peli te la bufan.

Todas las cosas se suceden como un deux-ex-machina para lobotomizados.

Todos los personajes son violados en su esencia.

En cuanto a Batman ni está, ni se le espera.

Básicamente ha sodomizado las ideas de Bane y Ras+Talia del universo Batman de Dennis O'neil.

Con lo buena que era la idea de Venom/LOTDK y Santa Prisca de O'neil.

También han desaprovechado a Catwoman (ni la de Miller, ni la de Brubaker...)

Ha sido lo mismo que Indy4 a Indiana Jones.

David Muñoz dijo...

Una cosa graciosa también... ¡es que el estadio del partido está medio vacío! De verdad, menudo despropósito de película... y mira que yo tengo tragaderas con las películas de superhéroes, que hasta he pasado el rato con la última de Spider-Man. Pero es que esta... ufff... a nivel básico la trama no tiene sentido, 2 + 2 nunca suman cuatro; visualmente no hay nada que te deje impresionado; las escenas de acción son como de "El equipo A", e ideológicamente es repugnante. ¡Lo tiene todo! Y bueno, es que si lo piensas un poco, no es casi ni una película de Batman, es una de Robocop pero sin ironía (o sea, todas las secuelas de Robocop). Menudo papelón debe haber tenido el pobre Hans Zimmer. "¡Hans, métele emoción a esto como sea, que se nos duermen en el cine!". La primera obligación del cine comercial que se vende como gran espectáculo, debería ser darlo. Pero vamos, que el gran momento acrobático sea la "batimoto" saltando sobre una rampa como en una de acción de los 80... A saber cuánto han gastado de verdad en la película...

Santiago García dijo...

Esta masacre ya es demasiado dolorosa. Os propongo un desafío, a ver quién es capaz de responder: ¿qué cosas os han gustado de la película? De verdad, ALGO os tiene que haber molado.

Empiezo yo:

-Catwoman.
-El agente Blake.
-Una frase de diálogo en la escena en la que Bane toma la Bolsa. BROKER: "Esto es la Bolsa, aquí no hay dinero, no podéis robar nada". BANE: "¿Entonces qué hacéis vosotros aquí?"

david rubín dijo...

No todo va a ser sangre.

Me ha gustado:

-Selina Kyle

-El FINAL (ala, apedreadme)

-La secuencia de presentación de Bane en el avión.

-Las secuencias de Wayne/Alfred

-El montaje.

-La dirección artística invisible.

-La música.

-La falta de espectacularidad en las peleas físicas (esto no es ni pretende ser Vengadores). Las escenas de acción están muy bien rodadas, las de pelea pura y dura a manporros son las que le chirrian a algunos, pero a mi me parecen que funcionan, juega a rollo ninja, rollo aparezco de las sombras y te atizo antes de que te enteres y ya estoy en otro lado.

-La primera pelea de Bane y Batman, cuando le mete la tunda, que me parece un claro homenaje muy bien trasladado al universo de Nolan de la pelea con el lider Mutante de DK1.

-CUando Batman vuelve a Gotham tras lo de la carcel.

- La secuencia de la bolsa y la posterior persecución de coches-motos que concluye con la presentación de la Batnave esa.

-El modo patético en el que se cargan a Bane.

-Josep Gordon Levitt

-el como le da sentido e importancia a Begins, la más floja de las tres y que tras TDK parecía como que no contaba, como que la historia de verdad comenzara en TDK -y así es!- , pero aquí consigue integrarla bien sin que chirrie dentro del universo y la propuesta de TDK, haciendo que todo funcione como lo que es ; una trilogía.

-Su ritmo, que no decae ni un solo momento en casi tres horas.

-La despedida de Batman y Gordon.

Vamos, que a mi si me ha gustado, y mucho.

d.

Santiago García dijo...

Ey, a mí la segunda pelea entre Batman y Bane me mola mucho, especialmente el momento en que Bane se pone histérico a soltar puñetazos en molinillo cuando tiene a Batman contra la columna.

Por contra, me parece que el final de Bane es muy cutre. Después de currarse la figura durante toda la peli, se lo quitan de encima de una manera... Es como si dijeran: ahora que ya te hemos revelado que él no es el supermalo, ya no tiene valor.

A mí en general me gustó mucho la peli, David. Pero es que yo soy una nenaza para la cosa épica, y más si hay superhéroes por medio. Pero sí, tiene muchos momentos que me dejé llevar por todo. ¡Hasta por la música!

Por eso me jode más que le metiera esa mierda de mensaje político que seguramente se cree que es lo que le da una valor extra, y en realidad la funde. Y esto es algo que me asaltó mientras veía la película y me afectó a mi disfrute de ella, no fue una reflexión a posteriori. Por eso necesitaba desahogarme visceralmente con este post.

Jordi Sánchez Navarro dijo...

Sobre la "calidad" de la película no hay mucho que discutir. Puede gustar más o menos dependiendo del grado de aprecio por el "estilo" de Nolan, que consiste, principalmente, en aparentar más que en demostrar efectivamente. A mí, por ejemplo, la peli me gusta mucho a ratos, aunque no puedo evitar pensar que la torpeza de Nolan en las escenas de lucha cuerpo a cuerpo lo estropea todo.

Sí que me gustaría discutir, no obstante, la interpretación de la peli en clave de parábola reaccionaria.

En primer lugar, creo que la tentación de leer (siempre) todo lo que es de género en clave de discurso sobre la realidad contemporánea es un error, que yo mismo cometo a menudo. Hasta hace poco, por ejemplo, he tenido "De Caligari a Hitler" de Kracauer como uno de mis libros de cabecera.
Si cito el libro de Kracauer sobre el caligarismo alemán no es por casualidad, sino porque creo que el Bane de la película de Nolan es un Mabuse, un burdo hipnotizador que manipula y convierte a los ciudadanos de Gotham en marionetas. No lo hace mediante hipnosis, claro, sino mediante la amenaza de la bomba.

En la peli, los ciudadanos de Gotham no son agentes activos de una revolución que se tuerce. Si el relato presentara eso, una revolución torcida, estaría de acuerdo en que el autor de ese guión es un facha que odia la idea de un pueblo emancipado. Pero no es eso lo que ocurre. Lo que sucede en realidad es que la voluntad del pueblo se ve secuestrada por un tirano demagogo y populista que obliga a todos a hacer algo que parece una revolución pero que, en realidad, es un asesinato a gran escala. Vamos, que Bane hace cosas de psicópata asesino de masas. Fijaos en que el Robespierre de su aparente revolución es Jonathan Crane, otro que tal baila.
Me podéis decir que eso son minucias, que lo que importa es que Nolan rueda escenas de una masa enfurecida que pretende desmontar el capitalismo y que aparece retratada como el MAL. Si me dijerais eso, con todo el cariño os respondería que, puestos a descodificar, hay que descodificar todo, incluyendo lo que puede poner en crisis nuestra interpretación.

Resumiendo, que me parece que decir que Bane y los ciudadanos de Gotham son revolucionarios es como decir que el personaje de Jeremy Irons en La Jungla 3 es revolucionario porque afirma que quiere robar el oro para restablecer el equilibrio entre Occidente y Oriente. Irons en La Jungla 3 es un vulgar ladrón; Bane es un vulgar asesino (eso sí, muy loco y megalómano). En ese sentido, creo que la peli de Nolan tiene más de metacomentario sobre el modus operandi del villano que de comentario sobre la realidad social.

Supongo que, como suele ocurrir, no habré conseguido hacerme entender debido a mi proverbial incapacidad para hilar ideas por escrito, pero eh, al menos lo he intentado.

Item más:

Cosas que me no gustan:
1. Las peleas.
2. Bruce Wayne en el pozo prisión.

Cosas que sí me gustan:
1. Todo lo demás.
2. En especial, Catwoman.

Intramuros dijo...

Pues yo digo:
-Catwoman (sobre todo al principio)

-La reaparición de Batman tras 8 años en paradero desconocido. El sense of wonder de los testigos diegéticos (en esta parte si los hay) se transmite al espectador.

-Batman en versión JLA: Lidiando con bombas atómicas, actuando a la luz del día y apoyándose más que nunca en sus gadgets y vehículos. El Batman más superheróico y denostado dentro de la interpretación realista-nolanista. Me gusta.

-El final

David Muñoz dijo...

Para mí la única escena decente es la del avión al principio. O más que "decente", la única que responde a lo que cabría esperar en una película de ese presupuesto. Lo que pasa es que plantea cosas que luego no van a ninguna parte. Al principio mola esto de que Bane le pueda decir a uno de los suyos "tú te quedas aquí a morir" y que el otro acepte sin rechistar, como si estuviera en una secta. Es un momento muy poderoso dramáticamente. Pero, no solo no se vuelve a utilizar, sino que a partir de ese momento los secuaces de Bane se comportan como matones de toda la vida, y nunca queda claro a qué se debe el poder quie tiene Bane sobre ellos, sobre todo cuando, como buen villano de tercera, los mata sin pensárselo en cuanto le tocan los huevos. Y respecto a la épica, me cuesta vérsela. Vamos, que todo el tercer acto es un plan del héroe para retirarse. ¡Pero si las han pasado más putas que él cualquiera de los polis de Gotham, y ahí siguen, yendo a currar al día siguiente! Y seguro que todos han perdido a seres queridos. De todos modos, en cuanto al "plan" de Batman es requetepatético. Vamos a ver... le oculta a todo el mundo que ha arreglado el piloto automático del baticóptero (y mira que le preguntan veces al respecto, dos creo, para que quede claro)... porque como ha leído el guión, sabe que el plan de Gordon fallará y la única manera de desactivar la bomba será llevándosela para que explote sobre el mar (cosa que tampoco planea hacer a la primera, cosa que entonces hubiera tenido alguna lógica, pero no, él sigue el plan de Gordon). Claro que sí, Bruce, bien pensado. Es que es un guión muy subnormal, de verdad. No resiste una sola pensada. Parece el "recortipega" de varios guiones...
Es que no paran de venirme ejemplos a la cabeza. ¡Robin sabe que los malos van a ir a por el hospitalizado Gordon! ¿Por qué? Y luego, sí, la ciudad está ocupada, pero todos van por ahí de un lado para otro como Pedro por su casa... ¡y el momento en el que Batman le dice a Robin que se ponga una máscara para proteger a sus seres queridos! Vamos, vamos...

David Muñoz dijo...

Y Jordi, creo que tienes parte de razón en tu interpretación del asunto ideológico de la película. Pero tal y como está ejecutado, se meten en un lío del que no saben salir. Los malos, con unas reivindicaciones, al menos en el plano teórico, que podríamos compartir (y que de hecho comparte Catwoman, que es la voz de la gente normal en la película, la chica de barrio, como en los últimos tebeos de DC, que considera que la riqueza del mundo está mal distribuida), se comportan como agentes del caos; cuando se les deja a su bola, amenazan con destruir la ciudad, y solo la coalición de las fuerzas del orden y el vigilante justiciero que desconfía de las corruptas instituciones, son capaces de salvar el día. Eso sí, Wayne, acaba siendo pobre, uno de nosotros, y se va con la princesa del pueblo... ¡es una película facha con complejo de culpa!

PEDRO ANGOSTO dijo...

>¿Existiría la saga de Nolan sin el Batman de Mazzucchelli? ¿Sin Year One?

NO.

Ni la trilogía, ni el 90% de cómics "de Batman" que se han publicado desde entonces.

Solo Morrison, que probablemente ni lo ha leído, escapa a Year One.

Ya va siendo horita de... GET OVER IT!

Fernando Blanco dijo...

A mi la peli me encanto, pese a las muchas lagunas argumentales (aunque menos que en Avengers...), porque son dos horas y media de puro entretenimiento, tensión y épica completamente desmedidas... Es puro exceso, con lo que está en las antípodas del equilibrio. Pero no engaña a nadie, su cine es pura trampa, ya lo dejó claro en El Truco Final y uno no entra a un espectáculo de magia para luego quejarse de que todo es mentira.

En cuanto a las lecturas ideológicas, no son mas que trampas del guión, palancas emocionales para manipular al espectador. Buscar un discurso deliberadamente reaccionario es buscarle tres pies al gato. Terroristas fanáticos populistas y pseudorevolucionarios, la ley Dent( una especie de Patriot Act), corrupción empresarial, política, policial, millonarios filántropos, empresarios que contratan a terroristas... Todo es deliberadamente ambiguo y confuso. ¿Que Batman es un reaccionario defensor del status quo? si bueno, y que esperabais de un multimillonario niño pijo, resentido y violento. Lo que está claro es que un Batman dialogante y pacifista daría muy poco juego...

MEL dijo...

No creo que la lectura política sea tan forzada. Ahí tenemos la batalla (en plan Braveheart)entre policías y civiles-que-se-supone-que-son-presidiarios-pero-van-vestidos-de-civiles. Esa escena, en el contexto de los desalojos del OCCUPY WALL STREET, es demoledora y de ningún modo accidental. Se juega deliberadamente a la confusión y a la identificación de una cosa con la otra. De no ser así, los presos habrían mantenido sus monos naranja para diferenciarlos de los civiles. Pero no, a los tres segundos de fugarse, no se ve un sólo uniforme de presidiario más, sólo....¿manifestantes?

Santiago García dijo...

¿Y si os digo que yo, cuando veía los (seiscientos) tráilers, creía que Batman luchaba junto al pueblo liderando una revolución contra la policía dominada por Bane? Así de ingenuo soy.

Santiago García dijo...

En cuanto a las lecturas políticas de las pelis (y tebeos) de superhéroes no creo que siempre deban tener el mismo peso.

No digo que "The Amazing Spider-Man" o "Los Vengadores" no tengan una lectura política, que la tendrán, pero me parece que en esos casos tienes que ir a buscarla, mientras que en una peli como "The Dark Knight Rises" es algo que viene a buscarte, algo que sale a tu encuentro. Algo que está ahí puesto deliberadamente, a la vista y de forma explícita, con una función.

¿Esa función es propagandística? ¿Quiero decir que Nolan trabaja al servicio de alguna organización neocon? No exactamente. Creo que Nolan pretende hacer serios a sus superhéroes sepultándolos en temas aparentemente serios. Y entonces se dedica a mezclar un poco a lo loco cuestiones que le debe de parecer que son "polémicas" y "adultas". A mí, personalmente, este camino no me gusta. Al final lo que monta es un barullo con mucho ruido y pocas nueces. Un poco como es su estilo de dirigir, ¿no?

Ahora bien, deliberadamente o no, por torpeza o por voluntad propia, algunos mensajes acaban saliendo con una claridad que me parece meridiana, y creo que salen porque de alguna forma reflejan la política vital (aunque la ideología no esté expresada de forma explícita), el punto de vista de los autores. Y sí, creo que ésta es una película con una ideología neoliberal y elitista, que teme y desprecia a la democracia, a la que identifica con la tiranía de los idiotas (en el mejor de los casos, porque se dejan manipular por criminales tan obvios como Bane) o de los envidiosos y avariciosos (esas masas saqueando alegremente las casas de los ricos, que son como los nazis entrando en las casas de los judíos).

Quizás Nolan ni siquiera se dé cuenta de esto, ni siquiera sea su intención deliberada, pero es lo que nos está diciendo. Y de verdad que creo que no es un autor comparable a Frank Miller, que es la referencia obvia en todo lo relativo a Batman, en cuanto a compromiso político. Miller sí sabe lo que quiere decir, y por cierto que su Batman es muy distinto del de Nolan. El de Miller es un libertario capaz de encabezar revoluciones populares contra el sistema corrupto. Y, repito, Miller no plantea esos escenarios por casualidad. El Batman de Nolan, sencillamente, sobrevuela al pueblo y las instituciones, es uno de esos megapoderes que deciden el destino del mundo y que están fuera del alcance de los mortales. Sirve a sus propios fines, y si es altruista, lo es debido a sus traumas psicológicos privados, no a ningún compromiso ideológico. O sea: no es altruista.

Y aprovecho para agradeceros a todos tan interesantes y articulados comentarios.

David Muñoz dijo...

Nolan de lo que tiene miedo es de que entren en su casa...

De todos modos, respecto al altruismo, creo recordar que en la primera parte se explica algo así como que el padre de Bruce Wayne le daba mucho importancia a su trabajo por los desfavorecidos de Gotham y se viene a decir que Bruce quiere continuar con su trabajo.

Pero vamos, no es lo mismo la caridad que la justicia social.
No es lo mismo que los ricos donen dinero cuando les interesa a quienes les interesa, a que se les suban los impuestos.

Stephen King lo explicaba todo esto hace poco en un texto en el que pedía que le subieran los impuestos.

Y lo saco a colación porque creo que en la película hay un mensaje claro: el sistema es imperfecto, de acuerdo, pero se corrige a si mismo, la alternativa es el caos.
Dejemos que los poderosos decidan.

Y su Batman de verdad que es el héroe menos héroe de la historia. Después de que gracias a su "sacrificio" se haya impuesto la mano dura, acabando con el crimen organizado... y toma ya fantasía facha, de hecho yo diría que es LA fantasía facha. ¿Cómo se acaba con los problemas? Metiendo a más gente en la cárcel. "¡Mano dura es lo que hace falta, que sino salen igual que entran!"...y bueno, que me he despistado... la cosa es que Batman, como ya no tiene nada que hacer, total, que importan el resto de los criminales si la mafia ya no está operativa... se ha dedicado ocho años a autocompadecerse en su mansión... ¡descuidando incluso sus obras benéficas! Y cuando vuelve a la acción, curra un par de meses... ¡y lo deja!

Los héroes de Miller también me parecen bastante fachorros, pero joder, son héroes, llegan hasta el final, y así puedo disfrutar con sus historias aunque luego las piense y tengan un componente ideológico que me repatee... pero con esta... es imposible. Es un héroe demasiado temeroso, demasiado llorica...

sampol77 dijo...

Alguien me puede explicar de manera lógica, como Bruce Wayne se teletrasporta del pozo (a mi me parece que estaba en Oriente...) a Ghotam como en la canción de Christina Rosenvinge "Hago chas! y aperezco a tu lado"???

Para mi es un peliculón, pero no entiedo todas esas cosas sin pulir que habeís comentado, parece que este acabada deprisa y corriendo.

Fernando Fuentes dijo...

A mi la peli me gustó mientras la veía a pesar de los huecos de guión y de que iba adelantándome a la trama. Aún así me sorprendió que la mala fuera Talia, no que Marion Cotillard fuera mala, que eso me lo esperaba desde el primer plano que aparece. Y si me sorprendió fue por que no terminaba de verla en el Batman de Tierra Nolan.

Cosas que me NO me gustaron mientras la veía:

-Alfred, no aguanto a Michel Kane haciendo de un Alfred llorica. Seguro que se trata de uno de los peajes por tener a ese actor. Tiene que lucirse en alguna escena no ser simplemente el Alfred cínico inglés de los cómics.

-¿Dónde está la población de Gotham? No la policia ni la chusma, entendida como los reclusos de black water y "colaboranionistas. La gente normal. Nolan vuelve a coger elementos de Miller, en Begins de Años Uno y aquí de Dark Knight Returns pero no los sabe aplicar correctamente. No los entiende. Aquí hacía falta alguna de las escenas del DKR donde veías a la población, ya fuera con las televisiones o con fragmentos de "realidad" como la madre del metro que ha comprado unos lápices de colores a su hijo.

- A rebufo de lo anterior, la lucha final es entre la policia y la chusma. ¿Me vas a decir que después de pasar 5 meses encerrados comiendo lo poco que le facilita la banda de Bane son capaces los policias de enfrentarse a estos? Venga ya!! Esa era pelea que tenía que haber librado la gente de a pie.

- Ese no es Batman, llevará la capa y todo lo que quieras pero Nolan no ha entendido en ningún momento al personaje que adaptaba. Batman jamás, por muy retirado que estuviera, habría dejado de enterarse de lo que pasaba en su ciudad. Coñe, que hasta en las versiones camp televisivas se trata de uno de los mejores detectives del mndo y en esta película, y todas las de Nolan, va a rebufo totalmente de los malos.

- El final en general me parece un cúmulo de despropósitos, la escena en Florencia es de vergüenza ajena. Pero lo peor es que se sabe que Talia está dispuesta a morir por cumplir la visión de su padre, no se explica pero se sabe, ok. ¡¡¡Pero es que dejan que muera, en una escena patética, creyendo que ha conseguido su objetivo!!!

Y ahora las que me han gustado.

-Bane, menos la pelea final, impone y mucho. Es un gran villano que desperdician al hacerlo un mero secundario en un par de planos.

-Catwoman, era una de las cosas que menos me convencían a priori pero me ha encantado y merece un Spin Of para ella sola.

- La escena de la demolición de Gotham.

- El homenaje a DKR con los policias en el coche.

- Catwoman en la moto.

- Catwoman en el aeropuerto vestida a lo Audrey Hepburn.

Para terminar el tocho que estoy metiendo, yo dije una y otra vez que a la segunda de Nolan le hacía falta un Robin como al comer. Pues va el tío se da cuenta de eso y mete dos. Pero para no bajarse del burro de que en sus pelis no hay robins los tiene que camuflar, esconder y disimular.

sampol77 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sampol77 dijo...

¿Alguien me puede explicar de manera lógica, como Bruce Wayne se teletrasporta del pozo (a mi me parece que estaba en Oriente...) a Ghotam, como en la canción de Christina Rosenvinge "Hago chas! y aparezco a tu lado"???

Para mi es un peliculón, pero no entiedo todas esas cosas sin pulir que habeis comentado, parece que este acabada deprisa y corriendo.

Juan Ojeda dijo...

¡Hola! Un texto muy interesante, ¡pero no estoy nada de acuerdo! Independientemente de que Nolan guste más o menos (a mí me gusta mucho, y podríamos hablar de las virtudes cinematográficas de la cinta en otro momento, que aquí parece que no pega), creo que ideológicamente está muy bien fundamentada esta cinta.

Por una parte tenemos una sociedad corrupta, que se ha basado en una mentira para restringir las libertades y conducir a un estado excesivamente policial. Blake se lo afea a Gordon (cuando le comenta que "tiene las manos muy sucias" o que "se le negó la condicional a cientos de personas en virtud de una mentira"). Igualmente, cuando Wayne charla imaginariamente con Neeson en la celda, éste le dice que lo más que ha conseguido es hacer que la gente se crea una mentira. Esa mentira es una losa moral en la conciencia tanto de Batman como de Gordon, y en mi opinión alude a cosas como la Patriot Act o las leyes que se están aprobando aquí. A eso hay que sumarle la crítica de Wayne a las fiestas de sociedad (todo el tema de las viandas), o las palabras que intercambia con Selina en una de esas fiestas, pensando que Wayne es uno de esos ricachos dilapidadores y despreocupados que hay alrededor. Y en las conversaciones con Miranda, se ve que ambos apuestan por una riqueza comprometida (Wayne se arruina al intentar desarrollar energías limpias).

En el otro extremo tenemos a Bane y demás. Nolan ha dicho que, además de Tierra de Nadie y otros cuantos arcos de Batman, la mayor inspiración de esta película ha sido Historia de dos ciudades, de Charles Dickens. O sea, la Revolución francesa. Y, como han apuntado otros por ahí, Bane es un Robespierre: se adueña del espíritu de una revolución incipiente para instaurar el Terror. En este caso, la película nos advierte del riesgo de las revoluciones descontroladas o teledirigidas, movidas con las tripas y no con la cabeza: hay quienes van a buscar adueñarse de ellas. En este sentido, fijaos como –inteligentemente– el 15M siempre ha huido de los liderazgos: saben que son peligrosos. Por más que no nos guste, las revoluciones en la historia han dejado sangre y, con frecuencia, períodos de oprobio. También, con frecuencia, han conducido a dictaduras.

Pero lo más importante de todo es que hay que acordarse del objetivo de Bane y su grupo: restaurar el orden. No son una fuerza revolucionaria, sino una fuerza reaccionaria. Buscan crear una revolución destada y feroz para, a continuación, destruirlo todo y hacer parecer la hecatombe como una consecuencia directa. Tanto en Begins como en Rises, el objetivo es dar una lección al mundo. Su fuerza es el miedo. Y Bruce, que ha empleado ese mismo miedo (en Begins, en TDK y con la ley Dent), aprende aquí que la verdadera fuerza es la esperanza.

Ya digo, comprendo que la peli os parezca reaccionaria en un primer visionado, pero escarbando un poco yo me he encontrado con una cinta valiente, que huye de maniqueísmos y que comenta tanto los peligros de una sociedad podrida y llena de desigualdades como el riesgo de que un fanático se apropie del descontento social que genera. Y respecto al despotismo ilustrado, la conversación entre Wayne, Dent y Rachel en TDK ya exploró igualmente los beneficios y peligros que conlleva la aparición de un justiciero, y lo fácil que resulta la evolución de héroe a villano.

Pepo Pérez dijo...

A mí me ha parecido la más entretenida de las tres de la saga. Muchos detalles del argumento tienen poca o ninguna lógica, desde luego, pero como ya pasaba en TDK. Nolan es follonero per se, esto es así. PERO esa desmesura suya le sienta bien a una película de Batman, creo. También me parece que Nolan y su equipo sí han aportado claramente una visión propia del universo Batman (aunque tome de aquí y allá, principalmente de las versiones de Miller y O'Neil, hace una "cosa suya"), y esto para mí ya es un mérito importante, con tantas versiones como ha habido del personaje a estas alturas. No entiendo lo de la "esencia"m más allá del huérfano que se dedica a luchar contra el crimen tras el asesinato de sus padres, porque si algo ha sido Batman es un personaje reinterpretado de muy diversas formas desde 1939.

Sobre la lectura ideológica, yo la veo muy plausible. Y los ciudadanos sí que se confunden en alguna escena con los presidiarios: hay una revolución popular contra los ricos, y en ella participan ciudadanos normales, o yo juraría que los he visto en algún momento; por ejemplo, cuando se llevan a los ricos de sus casas. Las constantes alusiones a los privilegiados vs. aquellos que no tienen nada no son inocentes, me parece a mí. Forman parte claramente del tema de la película. Batman y Catwoman representan en ese sentido los dos bandos de la lucha de clases (ella se lo dice expresamente en la escena del baile), pero lo que importa al final es que el supervillano (un Bane muy logrado a mi juicio) es quien comanda la revolución, por supuesto para manipular a la sociedad y dirigirla a su destrucción.

Al final, el héroe aristocrático que opera la margen de la ley, con sus fuentes de energía y armas secretas, libera a la policía, atrapada por los "revolucionarios", y con su ayuda restablece el orden. El argumento no puede ser más clásico (conservador) en una historia del género superhéroes: el héroe reacciona a la acción del villano que trae el caos a la sociedad, y después de una lucha épica el héroe consigue devolver las aguas a su cauce (al orden previo, vaya), con el añadido aquí de que la revolución popular (con alusiones a la revolución francesa y rusa, un poco empanadas a la buena de Dios estilo Nolan pero yo al menos las he visto) se identifica directamente con el supervillano, puesto que es Bane quien la lidera e impulsa (y Crane como estereotipo de Robespierre, efectivamente). Más claro...

Todo esto se presta a inevitables lecturas... De prevención contra movimientos populistas, claramente. Ojo con ellos, ciudadanos. La aristocracia vela por nosotros, como "siempre ha sido".

Pepo Pérez dijo...

PD. Lo mejor de la película, para mí, Catwoman-Anne Hathaway. Se come al pasmao de Bale, que nunca me gustó para este papel.
La frase de diálogo de Bane en la bolsa, sin duda. Antológica. Lástima que, ojo de nuevo, esa frase se relacione directamente con la revolución villanesca.
La primera aparición de Batman, fantástica, lo mismo que la primera del Batmóvil-"this isn't a carrrr".

(la "lucha en las calles", muy pesada, ahí me he aburrido, y lo de la liberación de los polis, lo más cutre junto al enfrentamiento posterior polis vs. revolucionarios-presidiarios, una escena sorprendentemente tosca)

Juan Ojeda dijo...

¡Buen gusto! Efectivamente, la Hathaway es lo mejor de la peli de lejos: ya desde su primera escena, cuando cambia de registro de damisela tontorrona a pícara ladrona, se gana a la audiencia. Y el traje a lo Julie Newmar, una delicia.

Esa lectura ideológica que comenta Pepo sí que se la veo. Pero ¡ojo! es un motivo que ha estado en el folletín y el pulp desde hace mucho. Fijémonos en El Zorro. Pero a pesar de ser aristócratas, tanto El Zorro como Batman reniegan de la pasividad altiva de su clase e intentan hacer "algo". Puede que no exentos de paternalismo, pero se les ve conciencia.

Con lo que no estoy de acuerdo es con que la película tome partido por una postura reaccionaria. Desde mi modesta opinión, creo que reparte palos a los unos (corrupción, derroche, desprecio, injusticia social) y advierte a los otros sobre aquellos que pueden manipular sus sentimientos y su impotencia. Bane, por supuesto, dice verdades, pero es que los demagogos siempre las usan para enmascarar su deseo de poder. Catwoman, muy bien apuntado, también tenía clara esa lucha de clases, pero asiste a la revolución con una cara de "no era esto" con la que me identifico. Y recordemos: la revolución de Bane es falsa. El personaje no es un revolucionario porque la Liga de las Sombras lo que busca precisamente es que el miedo por lo que pase en Gotham "restablezca el orden" en el orbe (lo decía Neeson en Batman Begins y lo dice Bane aquí).

Además, insisto en que la mayor losa moral sobre Wayne/Gordon es haber edificado un estado policial sin garantías sobre la mentira y el miedo. Al principio de la película, los dos personajes se muestran torturados. Después la mentira se les vuelve en contra. Y cuando Wayne renace y comprende que el miedo es un valor indeseable, va, arregla el día y se retira. Y le cede su puesto a un hombre de la calle criado en un orfanato.

A mí me parece que la película transmite bien el estado de las cosas. Cierto es que lo de los policías queda raro, pero supongo que no había tiempo para montar una cabalgada a lo Dark Knight Returns. Además, la crítica al ejército y su sinrazón robótica también es brutal, con Gordon-Levitt llamándoles hijos de puta a las claras.

david rubín dijo...

unas cuantas cosas que me gustaría compartir/comentar;

Igual soy yo, pero a mi me parece que en Bane, incluido su patético final y su discurso vacio está todo bien justificado, ya en la sec01, la del avión, cuando le dice a su seguidor que uno de ellos ha de perecer en el avión y este le pregunta si es para que vuelva a "arder la llama" , Bane se queda pensativo unos instantes y le responde afirmativamente, el otro se queda feliz sabiendose martir de su causa.

Bien, el tema es que, según yo lo veo, Bane va de farol todo el rato, desde el minuto uno, miente a todo el mundo, comenzando por él mismo, esa primera secuencia ya muestra que es capaz de todo por llevar a cabo su fin, su ideal, que ni siquiera es suyo, sino que es el de Talía, su ama.

Durante casi todo el metraje se nos muestra a un Bane seguro de si mismo, un tipo que se anticipa a todo y que parece que siempre se sale con la suya, pero usando la mentira: Miente en su discurso en el estadio cuando declara el estado de sitio, ya que un par de secuencias antes le dice a Wayne que va a alimentar la esperanza de Gotham para luego, cuando esta se confie, arrasarla tanto física como anímicamente, miente a sus propios seguidores y, finalmente , se miente a si mismo, ya que en el fondo no es más que una marioneta de una mujer que lleva controlandolo desde que era una niña. Bane vive una gran mentira, ya que se ve abocado a perpetuar el legado -e incluso a ocupar el lugar- de la la persona que más daño le ha hecho en este mundo, Ras Al Gul, ya que fué este quién lo expulsó de la liga de las Sombras al saber que Bane amaba a Talía, el que lo alejó de ella y de lo que él creia su mundo y su ideal, por ello es una persona sin moral, sin escrúpulos, que miente sin parar, al tiempo que en el fondo sigue siendo el hombre corpulento enamorado de una niña que hace de él lo que quiere.

Cuando Talía deja expuesta la verdadera naturaleza de Bane ante Batman a este se le derrumba el castillo de naipes, la mentira, sobre la que sujetaba su existencia, la mentira que él mismo se forzaba a creer, y por tanto deja ya de ser una amenaza, ya no es esa fuerza imparbable de caos y destrucción, es tan solo esa alma rota y desesperada que en una carcel encontró consuelo y esperanza protegiendo a Talía, 20 años atrás. A partir de ahí ya no actua como el paladín del ejercito de sombras de Ras Al Gul, ya no es lider de nada, vuelve a ser el joven que encontró en Talía y en el hecho de protegerla esperanza, y por ello ya no lucha igual, ahora solo pretende proteger a Talía, ya no se siente poderoso, invencible, tan solo vueleve a ser el paladín de una niña, la fuerza y la imponencia que le otorgaban la mentira en la que estaba sumido , y por ello por fin es vulnerable, por ello le vencen con dos patadas y un cañonazo, porque ya no es Bane, es el que era antes de convertirse en Bane.

d.

Pepo Pérez dijo...

Pero lo único que hay en común entre el Zorro y Batman (en el sentido que dices) es que el héroe es un noble rico (dejemos aparte ahora que fuera una fuente de inspiración para Bill Finger y Bob Kane a la hora de crear a Batman, en su versión de cine de 1920). En el resto, la película de Nolan no tiene nada que ver. El Zorro, aunque fuese un rico en su identidad secreta, se alineaba con los oprimidos ("el 99%") como un Robin Hood, y el villano contra el que combatía no estaba entre el pueblo ni lo lideraba (como Bane) sino en las filas de la autoridad. El Zorro de hecho actuaba para "castigar a políticos crueles".

En The Dark Knight Rises, por el contrario, los héroes están todos del lado de la autoridad establecida (de Gordon a Blake), y más concretamente son policías. El Zorro combatía por el contrario a oficiales despóticos. En TDK Rises, Batman es el operativo seudopolicial que lidera a la policía aunque él no se someta a las leyes. Y el que lidera el descontento popular ("se acerca una tormenta", como decía Catwoman) no es el héroe, como pasaba en El Zorro, sino el villano, Bane y sus secuaces también villanos.

(por cierto, la conexión de Crane con el "Terror" de la revolución es literal)

"Y recordemos: la revolución de Bane es falsa".

Por supuesto, esa es la idea en la película. La revolución es una mentira y nunca trae nada bueno, porque el descontento social es capitalizado por un líder malvado o varios, "ellos solo quieren ocupar nuestro puesto" (el de los mejores, los más aptos para ejercer el poder puesto que por eso mismo lo tienen ya), la revolución conduce a la anarquía y la entropía, etc. Es la típica postura conservadora. Muy típica, además.

Pepo Pérez dijo...

De todos modos, yo no creo que haya una intención propagandística en la película ni nada de eso. Ahora, lo que sí veo entre líneas en la construcción del guión es un tipo de pensamiento. Unas simpatías políticas, y antipatías, muy concretas.

david rubín dijo...

Comentar también que para mi el tema central de la película, su leiv motiv, es la ESPERANZA.

No es que Nolan no entienda la "esencia" de Batman, que es algo que he leído por ahí a más de uno, es que Nolan a hecho SU Batman, como Miller hizo el suyo en su momento y otorgó una visión sobre el personaje que lo redefinió, diferente a lo visto en sus décadas pasadas de existencia.

Pero la visión de Nolan no es la visión de Miller, el Batman de Miller es un alma torturada, alimentada por la VENGANZA, el de Nolan es también un alma torturada, que usa la venganza como un tranquimazín, como un antidepresivo, pero no es su fin; es su subterfugio, el verdadero fin del Batman de Nolan, algo que ya se anunció en Begins, que se vio claro en TDK y que aquí culmina es el ANHELO DE ESPERANZA Y REDENCIÓN.

El Batman de Nolan quiere a toda costa dejar de ser Batman, quiere tener una vida normal, disfrutar de la vida que él mismo se ha negado desde la muerte de sus padres, pero, quizá por la tortura que lo ciega confunde el camino para buscarla, primero lo busca el Rachel, se juega todo a una carta con Rachel y con que Dent perpetúa el legado de Batman desde un punto de vista "legal", eso falla, el Joker , en TDK, anula esa esperanza, matando a Rachel y corrompiendo a Dent.

Por ello, al comienzo de TDKR Wayne es un ser vacio de esperanza, huraño, dejado; un muerto en vida.

Los acontecimientos de la trama hacen que poco a poco vaya cambiando de parecer, sus conversaciones con Alfred, el enfrentarse al hecho de que lleva ocho años viviendo -vaya, como Bane!- una mentira respecto a pensar que perdió a la persona que le amaba -Talía tampoco ama a Bane, lo usa, lo manipula, se aprovecha de sus sentiminetos hacia ella-, una persona que no amaba ya a Bruce wayne, sino a Dent, eso es el primer giro que hace que se replantee hasta que punto está equivocado y está echando su vida a perder, hasta que punto Batman puede ser necesario pero no Bruce Wayne dentro del traje -algo que ya le rondaba la cabeza en TDK-.

En la batalla final descubre, por fin, que la verdadera fuente de poder, lo que le otorgará la victoria es la ESPERANZA, por eso vence a Bane, pq a diferencia de su primer encuentro, en el que Batman aún no estaba convencido de esto, ahora Wayne/Batman es un hombre con esperanza, mientras que Bane acaba de perder hasta el último ápice de esta que albergaba en su ser, por eso consigue por fin vencerle, no es solo un triunfo del "bien" contra el "mal", del "orden" contra el "caos", es un triunfo de la esperanza, de la luz, sobre la tiniebla de la tortura y la mentira, Wayne/Batman ya no actua como un alma torturada por su pasado, sino como un alma con ganas de futuro, un futuro que debe luchar por perpetuar, por alejarlo del peligro al que está en ese momento expuesto, esa es su verdadera fuerza y convicción en la batalla final y a la hora de salvar a Gotham de la bomba de Bane/Talía.

Además, ha encontrado en el agente Blake su sucesor perfecto, alguien que no actua por venganza, sino por convicción, por entrega a los demás, alguien que podrá vestir el disfraz de Batman en su lugar, pero que no usará la tortura como motor de su causa, ni el miedo como herramienta de fuerza.

Wayne/Batman ya no es "El caballero oscuro", las tinieblas han abandonado su corazón, por fin se presenta ante él todo lo que lleva anhelando desde que murieron sus padres, poder VIVIR, disfrutar de estar vivo.
Blake continuará su legado, Batman seguirá existiendo, cuidando de Gotham, y Bruce por fin puede volver a vivir, sin sus millones, sin su mansión, sin sus recuerdos dolorosos, al lado de una persona que admira y anhela como él comenzar su vida de cero, Selina Kyle, y aún encima le otorga también a Alfred la esperanza que le lleva durante tantos años negando, al dejarle ver que por fin vuelve a ser solo Bruce Wayne, que por fin puede volver a ser feliz.

>>

david rubín dijo...

>> Alimenta también la esperanza del agente Blake al cederle su puesto como Batman y permitirle así seguir luchando por una justicia que su puesto como policía, que el sistema, no le deja defender con eficacia, le da un nuevo sentido a la vida de Blake, algo que Blake lleva anhelando desde niño, al tiempo que perpetúa su legado.

Otorga también esperanza a Gordon confesandole por fin su identidad, pero no de un modo cualquiera, sino alegando justamente a la esperanza, recordándole que fué Gordon quién, con un gesto tan sencillo como el de ponerle un abrigo sobre sus hombros y darle una taza de chocolate caliente, cuando Wayne tan solo era un niño destrozado por la muerte de sus padres, alimentó su esperanza, posiblemente sin ese gesto Wayne se hubiera hundido sin más en el dolor y Batman nunca hubiera llegado a existir.

Esta Batman de Nolan es el Batman de la esperanza, cierra así una trilogía que comienza apoyándose en la tortura y la venganza del modo más hermoso, como un canto a la esperanza y al futuro, mostrando que, por dura que sea la situación se puede salir de ella, si mantenemos la fé en nosotros mismos, si no nos dejamos corromper por las mentiras, las de los demás y las que nosotros mismos nos decimos, que el camino no será fácil, que habrá que luchar, pero si se lucha, no por venganza, sino por ánsias de un futuro mejor, la victoria se puede conseguir, y ese es el subtexto sobre la crisis con el que yo me quiero quedar de esta película.

d.

elcinefilocascarrabias dijo...

Vaya puta mierda de artículo. Es FICCIÓN señores. Supongo que el autor del artículo, si tantos cómics respira (aunque me da a mi la sensación que respira y se autocomplace más con el "correctísimo" Michael Moore) sabrá que absolutamente todas las tramas importantes de la peli ya aparecieron previamente en distintos cómics de Batman, uno de ellos escrito por el claro conservador y "fascista" (en temas de violencia) pero incriticable por parte de los nerds comiqueros Frank Miller

Santiago García dijo...

Querido elcinefilocascarrabias, antes del tuyo han aparecido más de 30 comentarios en esta entrada, algunos de acuerdo con lo que yo escribía, y muchos otros en desacuerdo. Todos tenían dos cosas en común que los diferencian del tuyo: ofrecían ideas articuladas y mostraban educación y respeto en un foro público y compartido por otros.

En cuanto a mi conocimiento o no de las fuentes de The Dark Knight Rises, si te fijas en el post siguiente a éste verás que forma parte de una serie donde estoy colgando por fragmentos un libro sobre Batman que publiqué hace más de 10 años. Si quieres presuponer públicamente cosas sobre personas a las que no conoces, al menos intenta informarte un poco antes de dar lecciones.

Santiago García dijo...

David, cómo se nota que eres un artista. El "The Dark Knight Rises" que has visto es exactamente un tebeo tuyo!!!

david rubín dijo...

Jajajaja!!! Pero no deja de ser una vision igual de válida que la tuya o que la de cualquiera!

d.

Santiago García dijo...

Claro, si eso es lo bonito de comentar un tebeo o una peli con otras personas, que cada cual ve algo distinto.

david rubín dijo...

Por eso es una buena película, pq está sujeta a diferentes interpretaciones/puntos de vista, al tiempo que es una obra de AUTOR-AUTOR.

Puede gustar más o menos, pero es una obra viva, poliédrica, abierta a diferentes lecturas.

Y además es entretenida de cojones.

Me llama la atención que una película bastante peor realizada y escrita que esta; "Vengadores", y mucho más ramplona y aburrida -yo la primera hora y algo de Avengers me la pasé bostezando- no haya recibido ataques tan furibundos como si está recibiendo esta TDKR por parte del fandom. No se si se debe a que las expectativas puestas en la de Nolan eran superiores a las puestas en la de Whedon y por ello la gente transige más con Vengadores que con TDKR, siendo la segunda, con todos sus fallos, que los tiene, infinitamente superior a la primera a todos los niveles -guión, realización, interpretaciones actorales, posibilidad de lecturas, etc...-

En fin, ahí queda eso.

d.

Intramuros dijo...

Pero, ojocuidao!... Hay muchas maneras de elaborar una obra abierta a interpretaciones.

Se puede hacer recurriendo a lo sutil ("Eyes Wide Shut","Déjame Entrar"), a lo críptico-ensoñatorio (David Lynch),etc... Nolan lo hace a base de bombardeo indiscriminado de conceptos (de manera bastante incongruente además), para que cada uno coja lo que más le "conviene" para construir su versión.

Pero en ese batiburrillo ideológico existe una cuestión impepinable que no queda más remedio que incluir en cualquier interpretación del film: La paternalista idea de que "el pueblo" debe ser tutelado por una autoridad superior y sabia que lo proteja de si mismo.

David Muñoz dijo...

David, yo he pensado lo mismo que Santiago... ¡que la has convertido en un tebeo tuyo! Pero la verdad es que he disfrutado mucho con tu interpretación de la película, me parece mucho más interesante que la propia película. Aunque a lo mejor es cierto que todo eso está ahí, solo que expresado de una manera muy torpe, o, por lo menos, que impide que se transmita de manera clara. A lo mejor lo que tenían que haber hecho es tirarse unos cuantos meses más puliendo el guión, para que todo eso no le llegue solo a un tipo de espectador que conecta tanto con lo que le están contando que es capaz de no dejarse despistar por el follón en el que se convierte la película. Aunque leyéndote sí que me doy cuenta de que además de que realmente la mecánica del guión, el cómo se llega de un punto a otro, me parece de pena, y me pone difícil entrar, hay algo más que me impide conectar con lo que cuenta Nolan. Y es que para mí, la esperanza, no es eso; bueno, sí es eso a lo mejor, pero me incomoda que la película plantee que se puede abandonar la lucha, que hay un paraíso esperándonos en alguna parte, y que lo concrete, lo haga real. En fin, tengo una mañana un poco empanada y no sé explicarlo mejor. Pero vamos, seguro que los Nolan y Goyer leen tus comentarios y se emocionan...

Reven dijo...

¡Muy buenas!
Buceando por Twitter me encontré con tu artículo. En primer lugar, enhorabuena; creo que expones un punto de vista interesante que deja al descubierto el que quizás es el mayor punto flojo de la película. Película que, por otra parte, me ha gustado, pero a la que no puedo perdonarle un tercer acto tan torpe y simple.
En pocas palabras, la saga de Nolan me encanta. Por eso mismo esta tercera parte me ha parecido la más irregular de las tres, con un comienzo bestial que deja unas bases prometedoras y que se quedan en nada en un clímax insuficiente y cobarde. Ya no solo estamos hablando de toda esta polémica que se ha levantado en cuanto a la acción rutinaria o los giros improvisados. En mi caso, la dejadez de Nolan la he visto en lo que planteas: un mensaje moral muy ambiguo.
Lo que me jode viniendo de un director que en TDK arriesgó más de la cuenta: me estoy refiriendo a la, para mi gusto, soberbia escena de los ferris. Ahí Nolan se meó en lo que es la democracia de mercadillo, aquella que puede justificar si matar a sangre fría o no (y no nos engañemos: el tipo del barco no acciona el control remoto no por un súbito arrebato de compasión, sino por miedo a las consecuencias de hacerlo; como haríamos muchos de nosotros). En TDK, esa escena se situaba paralelamente a la escena de hostias de rigor de Batman contra los SWAT. Es decir: durante la escena de acción, Nolan presenta una radiografía de lo que se estaba cociendo en Gotham durante toda la película: ¿la ciudad debe ceder frente a un terrorista, o no? La otra opción que les quedaba a los de los ferris era confiar en el anónimo vigilante que está por encima de la Ley. Es duro admitir esto, pero la verdad es que es la base de toda la trilogía, y de toda película de superhéroes: el justiciero está por encima de todo.
Y, ¿qué tenemos en TDKR? Una ciudad tomada por otro terrorista, que establece un estado sin ley mantenido solo por el miedo: los habitantes se ven, de pronto, en un escenario donde todo está permitido, y donde, mientras no estorben, podrán vivir, aun sabiendo que una bomba nuclear pasea a sus anchas por las calles (recurso de intimidación latente que me pareció cojonudo por parte de Nolan). En esta Gotham, donde se supone que las diferencias sociales se han vuelto demasiado grandes (cosa que Nolan nunca muestra, y es un error; nunca vemos las causas de por qué la ciudad se levanta furiosa contra los ricos y poderosos), la población carga contra aquellos que acumulaban riqueza y sumieron al resto en la pobreza. Y Bane es el guía de todo esto: azuza el miedo de Gotham, y la ciudad pierde el norte. Ya no hablamos de revolución, sino de terrorismo puro. Y el sistema se ha visto incapaz de evitarlo: fijémonos en que, para mantener el orden, Gordon y Batman han mantenido durante ocho años una mentira.
Ese era un punto de partida estupendo, y Nolan lo presenta así en su película; veíamos una ciudad al límite donde está permitido y bien visto los juicios por exilio, un sistema legal y policial insuficiente, y todo en manos de un justiciero que está por encima de todo, pero que ha desaparecido.
Y... la caga al final. EN TDK necesitó solo una escena de los ferris para condensar todo el dilema que afectaba a toda la ciudad. Aquí, se decide por una "brillante" idea: ofensiva frontal entre policías (¡que llevan medio año encerrados, enhaustos!) contra terroristas. Bravo.

Reven dijo...

Y el desenlace se vuelve ambiguo. Ya no sabemos si NOlan pretende denunciar las revoluciones que se convierten en revueltas violentas, o justificar que toda revolución es violenta y que la policía entonces se ve legitimada para utilizar la fuerza contra ellas.
Pienso que Nolan seguía la primera opción, pero que por torpeza inusual en él se ha quedado a medio gas. Por ejemplo, podría haber explotado en el final a Catwoman: un personaje ambiguo, entre dos bandos, que por un lado busca la revolución social que acabe con las injusticias, pero por otro descubra que lo que propone Bane es crueldad sin más. Catwoman podría haber sido el único personaje justo de toda la ciudad, por el que soltar el mensaje que veo implícito en toda la película: la revolución no se ve legitimada por el camino del terror, liderada por un sádico.
Hubiese sido un punto de partida interesante el que Batman hubiese vuelto a una Gotham que, de pronto, creyese que ya no le necesita, porque ya puede tomarse la justicia por su mano. Y el objetivo de Batman sería demostrarles no que sus exigencias de igualdad eran ilegítimas, sino que han seguido el camino de un sádico dictador que les va a hacer volar por los aires de cualquier manera. Batman debería volver para instaurar de nuevo lo que es lo correcto, por encima del sistema.
Es una idea latente en la película, pero que NOlan evita en detrimento de la simple acción. Nounca vemos lo que ocurre en Gotham durante esos cinco meses de terror. Nunca vemos la ambigüedad moral del asunto en su población. La idea de una figura que esté por encima de todo es terrible, en efecto, pero, como ya he dicho, ha sido la constante en toda la trilogía. Bruce regresó a Gotham tras su entrenamiento para salvarla, y convertirse en un símbolo. Ha aparendido que, a veces, la ley y el orden no son suficientes para detener desde a un simple capo de la mafia, como a un supercriminal (el tema de la "escalada" de BB). En TDKR esto también se desarrolla en Blake: el policía descubre que el sistema no es suficiente para salvar Gotham; el sistema prefiere dejarles a todos morir en la ciudad, y vuela un puente frente a un autobús lleno de niños. Y Blake no puede hacer nada por evitarlo. Fue una escena, en mi opinión, potentísima; una pequeña muestra entre toda la mediocridad del último acto.
Por eso el desenlace me gustó tanto, y por él le perdono a la película su torpeza y cobardía finales. Batman se ha convertido en un símbolo, y Bruce pasa el testigo no solo a Blake, el joven policía idealista que sabe que, en ocasiones, hay que ser algo más; también en gordon, no lo pasemos por alto. El que Batman esté por encima del sistema no significa que esté en contra de él.
En definitiva, yo no creo que el mensaje de Nolan sea tan cerrado como parece. Conservador, sí, en cierta medida. Pero no trata de demonizar a todas las revoluciones por igual. Tampoco al sistema. Simplemente, evidencia que la línea que separa la revolución de la violencia es muy delgada, y que existe un orden que mantener, pero que no está solo en manos de una policía o una ley insuficientes, que necesitan mantenerse sobre mentiras o dejar morir a niños en un autobús, sino que deben ser garantizadas por símbolos que superan estas limitaciones, pero que en ningún momento desafían al orden. Esa, en mi opinión, es la esencia de este Batman de Nolan desde el principio; y creo que la mayor virtud de TDKR es que Nolan ha sabido ser coherente con esta idea hasta el final. Aunque no haya explotado el enorme potencial de este desenlace, y en cuanto al aspecto ideológico y moral se haya quedado en agua de borrajas.
¡Un saludo!

Ferran dijo...

Salvaría: Levitt, Oldman y cuando por fin para la música de Zimmer para suplir las carencias de la película.

Santiago García dijo...

Como decía aquel: señores, ustedes son magníficos.

Pepo Pérez dijo...

Decía alguien que esto solo "es ficción". Obviamente. Tan obvio como que esa ficción ha sido escrita por seres humanos, personas con nombre y apellidos y una visión concreta del mundo y de la política. A veces no hay que querer conscientemente dar tu visión del mundo en tu obra para que se filtre en ella. Si yo me pusiera a escribir ahora una historia (me tomo de ejemplo solo para explicarme) con un superhéroe y una revolución popular en marcha contra el poder establecido, contra un poder corrupto, desde luego que no iba a poner al frente de la revolución a Bane sino, justamente, a Batman (que es lo que hizo justamente Miller en DK2, dicho sea de paso). Mi visión del mundo, y más ahora en este momento, me impediría siquiera esa posibilidad. Y probablemente, ya que se trata de ficción y no realidad, ese Batman revolucionario iba a repartir estopa como nunca al establishment. Ya puestos, y como se trata de ficción, démonos una alegría, ¿no?

Nolan en cambio, en plena crisis, opta por la ambigüedad (que no es tal en realidad) colocando al supervillano como comandante de la revolución popular, mientras los poderes establecidos luchan para restablecer el orden previo. ¿Que tiene derecho a hacerlo en una película? Sin duda, igual que nosotros a criticarlo. ¿Que eso no impide que la película tenga sus valores artísticos? Por supuesto, de hecho soy uno de los que opinan que esta es la película más entretenida de toda la saga (y yo diría que también cuenta con algunas de las escenas más logradas en toda la historia del Batman cinematográfico).

Dice Reven que en esta Gotham, donde se supone que las diferencias sociales se han vuelto demasiado grandes, eso no se muestra nunca. Especulo que porque Nolan entiende que en el contexto de su realización en 2011 y estreno en 2012 (crisis económica desde 2008, con USA aún estancada con solo leves mejorías) no hace falta mostrarlo. Lo del 1% contra el 99% está en la mente de todos, da por hecho. Lo cual, si es cierto, corrobora la lectura de la película como aviso para navegantes sobre revoluciones populares.

La línea entre la violencia y la revolución es tan delgada como que no existe. La revolución implica violencia, y por eso movimientos como el 15-m, 15-O y Occupy Wall Street no implican una auténtica revolución.

Y tal vez justo por eso, y sin el tal vez, no han cambiado nada en la arena donde se toman las decisiones políticas.

Pepo Pérez dijo...

Casi se me olvidaba: la sensación que tuve sobre el "pensamiento Nolan" viendo esta peli me recordó a la misma que tuve después de ver Inception. En la segunda mitad de Origen no podía dejar de pensar, "¿y todo este follón, toda esta lucha épica, para qué? ¿Al servicio de quién trabajan estos héroes?"

(el guión ahí era de Nolan en solitario).

Todo el que la ha visto ya lo sabe. Los héroes trabajan para que una gran corporación capitalista pueda acabar con la corporación rival. Luchas de poder entre ricos... entre pijos anda el juego.

Fernando Blanco dijo...

En respuesta a la cuestión que plantea David con respecto a los ataques furibundos que se han desatado contra Nolan en contraste con la "unanimidad" que hubo con Avengers; diré que en mi opinión el "pecado" de Nolan es haber dado una versión personal y coherente del universo de Batman que en algunos casos es superior a la de los cómics (nunca he visto un Joker que me estremezca en los Comics como el de Nolan/Ledger...).

Esto, viniendo de alguien de fuera de los cómics, para parte del fandom es imperdonable y esto denota un complejo de inferioridad comiquero bastante preocupante. A Whedom se le perdona porque se le considera "unos de los nuestros". Hay que quitarse los complejos, mirar con perspectiva y juzgar cada cosa como lo que es, no cómo lo que nos gustaría a nosotros que fuese... Si la mayoría de películas superheróicas no superan a los originales es porque se han hecho o para complacer a los fans o para complacer a la taquilla. Nadie excepto Nolan, se ha atrevido a hacer una obra personal, de autor, con referencias, sí... pero no con complacencia.

Reven dijo...

Precisamente, Pepo, por eso eché de menos ver esa Gotham donde se supone que la brecha ricos/pobres es insostenible. Evidentemente, Nolan ha bebido de la situación de crisis actual; se sabe que se planteó filmar las protestas de Wall Street para usarlas en la película, pero que luego se echó atrás.
Sin embargo, creo que, por mucho que la película se estrene en un contexto determinado, el cine se desarrolla en un universo distinto: TDKR es fruto de su tiempo, pero no me basta con que realidad-ficción compartan puntos en común; la ficción tiene lugar en un mundo aparte que debe ser explicado.
Lo que comentas de que la revolución es, por naturaleza, violenta, es cierto. Aunque sabemos que en Hollywood, y más en una película rompetaquillas de superhéroes como esta, eso no van a tener el valor de mostrarlo. Por eso, recurren a un punto de vista más políticamente correcto: hay revoluciones "buenas" y revoluciones "malas". Ahí, creo, está el punto de vista conservador de Nolan: Bane propone una revolución "mala", un mundo sin ley, donde la justicia se la tome la masa inconscinte por su mano, envuelta la ciudad en un estado de terror por una bomba nuclear que está a punto de explotar. Ahí metía yo a Catwoman como personaje desaprovechado, pues al estar entre dos tierras, podría haber sido en quien Nolan personalizase su idea de una revolución "buena": hay que cambiar las cosas, pero no hay que enviar a los ricos y poderosos, por muy crueles y egoístas que sean, al exilio en el hielo.
Obviamente, no contaba con que Nolan nos diese soluciones. Esto sigue siendo una película de ficción, un blckbuster. ¿Qué es una revolución "buena", y cómo conseguimos cambiar el mundo sin necesidad de pegar tiros? Estoy seguro de cuál es la respuesta de Nolan: "que respondan otros": En Gotham, mientras tanto, está la figura de Batman, como garante del orden y que, al mismo tiempo, supera al sistema en aquellos momentos en que este es incapaz o mezquino. Es el concepto más fuerte de la película: algo que Moore ya estableció en "V de Vendetta" con mejores resultados, más coherente; la Warner, evidentemente, no iba a dejar que Batman se identificase con un revolucionario como tal.

Pepo Pérez dijo...

Es verdad que la brecha ricos/pobres se muestra muy poco, pero se muestra. Hay dos escenas claves en ese sentido: en una se muestra, en otra solo se "dice" (se explica). Se dice por Selina Kyle en la escena del baile, ya sabes: se avecina tormenta, Mr. Wayne, prepárense porque cuando llegue se preguntarán como pensaron que podrían vivir así, tomando tanto y dejando tan poco para el resto de nosotros, etc.). Y se muestra con el hogar de acogida que ya no puede mantener a los chavales mayores de 16 años. ¿La razón? Que Industrias Wayne ha dejado de donar fondos. ¿Por qué? Porque la gran compañía ha dejado de hacer negocios. Si el rico capitalista no gana, no tiene para donar al pobre.

Pepo Pérez dijo...

Ojo de nuevo a la lógica.

Pepo Pérez dijo...

Las dudas de Joan Pons sobre TDK Rises:

http://lascosasquemeimportan.wordpress.com/2012/07/24/mis-dudas-sobre-el-ultimo-batman/

Pepo Pérez dijo...

(David, vas a compartir con él unas cuantas)

david rubín dijo...

Fernando Blanco,

Tal cual, justo a eso iba yo, justo a eso.

El friquipauer sigue cegando, más que nunca, la mente de la peña.

En fin!!

Un abrazo!

d.

Pepo Pérez dijo...

Hay otra cosa de la peli que mola un huevo:

esto

Pepo Pérez dijo...

(recomendable ver ese YouTube entero)

david rubín dijo...

TDKR es el nuevo DK2 fílmico para el fandom.

Tiempo al tiempo.

d.

Pepo Pérez dijo...

yo no lo entiendo, la verdad. Es que a mí me ha parecido la más entretenida (dejemos ahora el tema de que Batman defienda descaradamente a los ricos, como él mismo). ¿Qué pasa, que cambian el origen de Robin, ese es el problema? Pero si la gracia está en eso, en que las películas ofrezcan sus propias versiones del asunto. En la nueva de Spiderman también hay cambios aquí y allá, pero y qué. Eso está guay para no repetir lo ya dicho, lo ya visto, joder.

david rubín dijo...

Pepo, como dice Fernando, el problema es que hay gente que sigue con el sanbenito ese de "no es fiel al cómic"...a ver...la fidelidad que se la metan por el culo!!

Yo quiero ver lo que un cineasta hace con un personaje de cómic, como coje ese material y hace una historia NUEVA con él, como hace una película que me sorprenda, como me ha sorprendido en muchos aspectos este TDKR.

Para ver un espectaculo para nostálgicos y freaks pues me veo vengadores, pero si quiero ver CINE prefiero mil veces esta, que además es más entretenida.

Hay gente que sigue erre que erre con eso de "los personajes son nuestros", "este no es mi Batman" , "Batman no es así"...joder con esa peña! Si fuera por ellos Batman seguiría como cuando lo hacía el infame Bob Kane.

d.

Mckeyhan dijo...

Mucho "Bane" veo por aquí. Si todos los ricos fueran como Bruce Wayne otro gallo cantaría.
Que si, que Bane ofrece el comunismo libertario al pueblo de forma engañosa, ¡claro! es el apocalipsis, quiere destruir la civilización tras jugar con ella, tras ofrecerles la LIBERTAD real.
El pueblo no haría nada de nada, ninguno de los que escribe aquí haría nada de nada, se quedaría viéndolas venir, como ahora que es casi peor que la hipotetización que se ve en la peli.

Lo que no me creo es que los polis se lien ahí a la brava tras pasar como ¿5 meses bajo Tierra?

La realidad siempre es más cruel e injusta.

Roberto González dijo...

Primero, soy un gran lector de cómics de humor, underground, alguna que otra novela gráfica... pero he leído muy pocos de superhéroes. Segundo, conozco Batman sobre todo por las películas de Tim Burton (que tendrán miles de licencias pero yo las adoro, sobre todo la segunda) y la serie de animación Batman: TAS.

De las películas de Nolan la que más me gusta, con diferencia, es El caballero oscuro, que aún así me parece más de notable que obra maestra (para mi la obra maestra es Batman Vuelve). Batman Begins me resultó poco menos que insoportable en sus escenas de acción y TDKR me parece entretenida, pero descuidada en el ritmo de sus planos, dirección, montaje...y demasiado ambiciosa, un batiburrillo de temas, intenta ser a la vez un thriller, una de acción, una de superhéroes al uso, de ser "realista" y a la vez "épica", etcétera.

No aburre porque te pone la banda sonora a todo trapo y hay elementos parciales interesantes pero , como me ocurre en todas las pelis de Nolan, no puedo entrar en los personajes.

No es que no me gusten porque no se parecen a los que yo conozco, es que los que conozco me agradan y estos no me gustan. Por ejemplo, lo que habéis comentado de Bruce y Alfred. Los que retratan los cuatro cómics que he leído, la serie de animación o incluso el Batman de Burton son lo opuesto a lo que aparece aquí. Alfred nunca arrojaría la toalla, sería fiel a Bruce hasta el final, y Bruce nunca se cabrearía con él por una mujer. Si quieres alterar los personajes y llevarlos a tu terreno, bien, pero al menos podrías hacerlo de forma que el conflicto fuera más creíble y los personajes más simpáticos o , al menos, más comprensibles. Yo sólo veo a un director forzando un conflicto para poner al héroe en una situación desesperada: sólo, sin dinero, sin amigos...el propio romance con Rachel me parece una vaga excusa comodín que se usa en las tres películas como mero generador de traumas, sin que en ningún momento veamos lo que significa realmente Rachel para Wayne ni que la hace tan especial.

Por eso, la secuencia del pozo, cuando Wayne lucha con sus demonios, supuestamente, no tiene interés para mi, porque le encuentro un personaje plano. Plano y antipático.

Dicho todo esto, personalmente no veo lectura reaccionaria en la peli. Creo que lo que trata es de hacer al malo más ambiguo o de que le caiga mejor al espectador, porque refleja ideas que este tiene. Su frase en el edificio de la Bolsa pretende ser crítica hacia el sistema. Tampoco creo que quiera advertir al pueblo de que puede llegar un libertador así. Simplemente son elementos para hacerlo más actual.

Sí que echo en falta, como todos habéis comentado, que desarrolle más lo que opina la gente de Gotham. Además no encuentro necesario el elemento de la bomba atómica, además de visto, hace que todo el discurso pierda sentido. Al final el peligro es que todos van a morir con el artefacto, lo que de alguna manera resta importancia a todo lo demás.

Sobre Avengers vs TDKR personalmente no me vuelve completamente loco ninguna de las dos, pero me gusta más Avengers. Claro que no tienen nada que ver una con otra y perfectamente podrían gustarme las dos, si simpatizara más con el estilo de Nolan.

Avengers es una película más impersonal-aunque se aprecie el toque de Whedon, más en el guión que en la puesta en escena- pero no me parece más aburrida ni con más fallos. Es un entretenimiento clásico de toda la vida, pero bien ejecutado. Creo que TDKR , por más enrevesada, tiene muchos más aspectos del guión que no cuadran. No creo que sea tan descarado que tenga mejores actuaciones (Bale y Cotillard están pésimos, por ejemplo)y desde luego las escenas de acción son más confusas. También es más confusa y casi más plana la psicología de los personajes. Por otro lado, es cierto que TDKR es más ambiciosa, más de autor y tiene ideas que podrían llegar a más que The Avengers, pero personalmente no me parece que se plasmen de la manera más ideal.

Roberto González dijo...

Añadiría que la interpretación de David Rubín me parece muy interesante pero también algo benevolente en el sentido de que mejora la propia película. Si yo hubiera visto el filme que él describe probablemente me habría gustado bastante más. Pero no sé, si la muerte de Bane es como es porque es un pelele que ya no importa ¿por qué es también tan descuidada la de la propia Talía o, ya puestos, el último momento del Joker en la anterior?

No se trata de que nos lo tengan que dar todo mascado pero yo no percibo tantas intenciones en el filme, me da la sensación de que la introspección en los personajes es de trámite, que quiere crear unas sensaciones y unos giros en la trama pero no tanto desarrollar en profundidad las motivaciones de los protagonistas. Quiere mostrar unas sensaciones que, en parte funcionan, el caos que representa Bane, que los buenos como Gordon o Caine también pueden "fallar", la sensación de agotamiento del héroe, el que Bane pudiera haber tenido su corazoncito, pero no creo que va mucho más allá, les impone escenas para que eso se muestre y una vez que le han servido para su propósito los despacha.

losmejoresratos dijo...

Es un lujo leer todas las opiniones y que una película cause tanto debate, filias, fobias y demás pasiones. Para eso están. A mí personalmente me ha gustado mucho. Y lo que no me ha gustado tiene más que ver con cosas como el batcóptero que con el mensaje político. Me gusta menos, por ejemplo, la persecución final con las naves y los tanques y su madre que el la primera parte de la película.

Respecto a la parte política: creo que lo primero que hay que mirar con buenos ojos es que Nolan haya puesto un pie en lo que está pasando, que nos dé lugar a debatir y que quepan distintas interpretaciones. A mí me encantó The Avengers pero no creo que pudiera pasarme días leyendo opiniones de otros y fabricando las mías. Y yo el mensaje no lo veo tan reaccionario aún siendo cierto que puede bordearlo. Tampoco sé si merece la pena que nos lo tomemos tan en serio. No creo que la intención de Nolan haya ido más allá de reflejar un tiempo, no tanto ofrecer una teoría. Pero bueno, si nos ponemos a ello, creo que hay una cosa clave: Bane no se atreve a darle el detonador al pueblo, y es que el pueblo puede que sea más civilizado y capaz de realizar una revolución más sana que la que pretende un psicópata.

En fin, comprendo que cuando interpretas (quizás con razón) un mensaje que te repele en una película puede eclipsar el resto, pero para mí sólo ha sido un punto más a disfrutar.

Como he escrito en mi blog, la película ha conseguido llevar a mucha gente al cine, esperemos que sirva para que sepan lo que supone esa experiencia (con o sin iva de lujo).

Mi opinión más detallada por si a alguien le interesa:
http://losmejoresratos.wordpress.com/2012/07/27/hacerse-al-cine-el-caballero-oscuro-la-leyenda-renace/

Un saludo a todos.

Pepo Pérez dijo...

Manuel Rodríguez Rivero sobre TDK Rises, con ilustración de Max. En El País:

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/07/25/actualidad/1343213997_194634.html

Octavio B. (señor punch) dijo...

definitivamente ando dormido, a ver si ahora no va con gambas al teclado:

creo que se me perdido un comentario en el éter. Apenas entraba aquí para decir que veo que la pasión o las ganas del debate o el mero interés por el género, y diría que es casi algo empíricamente comprobable (ventas, participaciones en redes sociales, atención mediática) está definitivamente asentada en el celuloide y se abandona el cómic (dicho muy entre comillas, ya sé que aún es "lo que vende" ¿pero lo hace por inercia, es una venta puramente endogámica o promueve el pensamiento crítico y hasta social, la discusión de fondo, como está haciéndolo este Bat-Nolan aquí?)
Ah, no ví la peli, je...

Juanvi dijo...

Bueno, aunque sea con retraso: ya en el estreno de la segunda, los liberales americanos defendieron el mensaje político de la película como el ejemplo de empresario que revierte sus beneficios a la sociedad. Y en esta el análisis hecho por ellos sigue en esos trece. Para no perderse ni una coma:

http://diego-sanchez-de-la-cruz.libremercado.com/2012/08/01/batman-y-la-libertad/

La lectura de Santiago es exactamente la misma (desde otro ángulo, por supuesto) que la que han adoptado los sectores más aguerridos del Tea Party. Pero bueno, también El Capital de Marx se leía en las escuelas de negocios del siglo XIX como manual de lo que se debía hacer.

Pepo Pérez dijo...

Interesante enlace, Juanvi. De todo lo que dice, que desde luego apuntala esta lectura que venimos comentando (hecha desde "el otro lado", eso sí) me quedo con esto:

"El rol de las fuerzas de seguridad en esta narrativa es un tanto complejo. Batman se opone a la corrupción policial pero combate a los mismos enemigos que los agentes policiales. En la práctica, esto parece apuntalar el rol de la “seguridad privada” como alternativa contra aquellos elementos estatales de protección civil que no cumplen adecuadamente con su tarea. Esta dimensión puede que no aplique tanto a España, pero ciertamente tiene su lógica en otras regiones del mundo, como por ejemplo Hispanoamérica. [...] Eso sí, que Robin acabe arrojando su placa policial parece reivindicar de nuevo el rol de la “seguridad privada” como alternativa viable a los mecanismos de protección estatal, cuyo poder habría sido legitimado de forma exagerada por algunos de los puntos analizados en líneas anteriores". (Diego Sánchez Cruz, del enlace que has puesto)

Lo que me recuerda esto otro que escribía Santiago:

"Y si eres listo, entenderás lo que entiende el bueno de Blake/Robin, el policía íntegro, el funcionario probo y honrado: que la función pública está acabada y que es mejor renunciar a ella. Que el mañana pertenece a la iniciativa privada desenfrenada, libre de trabas y molestas regulaciones".

Juanvi dijo...

Exacto, Pepo. Los mismos liberales ya interpretaban la segunda película en claves como la necesidad de la iniciativa privada para frenar el desorden, el papel del empresario como filántropo que devuelve beneficios a la sociedad, etc. Si las claves estaban más desdibujadas por el antagonismo ejercido por un puro agente del caos (y por lo tanto el trazo ideológico podía ser más grueso y apto para todos los públicos), aquí no dejan puntada sin hilo.

Y, en fín, hablo de "el otro lado" desde un punto de vista epistemológico, Si lo que conocemos es suma de verdades absolutas y creencias personales, está clarito que los liberales están abundando en lo segundo para extraer sus perversas conclusiones como sujetos del conocimiento, y que Nolan se alinea con ellos en un discurso que haría las delicias de la escuela austriaca.

Intramuros dijo...

Bueno, bueno... Creo que os estáis cebando un poco con Nolan en el aspecto de la iniciativa pública vs. privada.

Creer que lo público funciona mal no implica de ningún modo aceptar que el sector privado arreglará las cosas. No me gusta como funciona la policía, pero no creo que sustituir a los antidisturbios de siempre por personal de Prosegur vaya a mejorar el mundo.

El Robin de Nolan representa más un descontento a título individual (libertario?), un seguir el propio camino en contra del stablisment, nada que ver con un alegato a la privatización de servicios.

En ese aspecto no veo chunguez en la propuesta de Nolan... y puestos a ser honrados, Morrison hizo "Batman INC.", donde sí se puede aplicar esa lectura pro iniciativa privada y nadie dijo nada.