martes, 31 de enero de 2012

¡LA MUERTE DE BEOWULF!


Después de la despedida de ¡García!, creo que lo mejor para mi higiene mental es continuar con este exorcismo público de viejos fantasmas creativos y recordar otros de mis Grandes Proyectos Frustrados. La historia de Beowulf es más conocida y hace años que se sabe que no llegó a buen puerto, pero como su nacimiento y su muerte se produjeron cuando yo no tenía blog, creo que nunca he hablado de esto aquí. Como, a pesar de todo, Beowulf nunca ha dejado de dar vueltas en mi cabeza, ha llegado el momento de dedicarle un poco de atención.

Beowulf es uno de los dos primeros guiones que escribí. Cuando empecé como guionista de cómics en 2002, lo hice con dos proyectos simultáneamente. Uno de ellos, El Vecino, junto a Pepo Pérez, ha dado ya tres libros publicados y un cuarto que está en proceso ahora mismo. El otro era Beowulf, un álbum de 72 páginas con dibujo de Javier Olivares.

Cualquiera que haya seguido mi trayectoria como autor se puede dar cuenta de lo que para mí ha significado y sigue significando (y seguirá haciéndolo en el futuro) El Vecino. Forma parte de mi historia pública. Pero en la historia secreta, la inédita, está lo que significa Beowulf, uno de mis proyectos más queridos y también más importantes, a pesar de que nunca haya llegado a concluirse. Que un autor a quien admiro tanto como Javier Olivares estuviera dispuesto a embarcarse en semejante aventura con un guionista novato como era yo en aquel momento fue importantísimo para reforzar mi decisión de dedicarme a escribir tebeos. De hecho, a lo largo de estos años la amistad y el apoyo constante de Javier me han ayudado muchísimo en todos los proyectos que he emprendido, con él o sin él. Pero en aquel momento concreto, cuando estaba empezando a dar dubitativamente y hasta temeroso los primeros pasos, la confianza de Javier fue decisiva. Si él creía en mí, yo no podía ser tan malo. Podríamos decir, pues, que gran parte de la culpa de lo que he escrito desde entonces le corresponde a él. Las reclamaciones, por tanto, a Olivares.

Beowulf era un proyecto muy sencillo y a la vez muy ambicioso. Muy sencillo porque se trataba de una simple adaptación del célebre poema épico anglosajón, una historia que me tenía obsesionado desde niño (volveré sobre eso dentro de un par de posts), y porque me la había planteado en términos muy directos y visuales, sin intentar enriquecerla con adornos inventados y sin buscarle tres pies posmodernos al gato, como por ejemplo en la adaptación cinematográfica de Robert Zemeckis (cuyo guión, escrito por Roger Avary y Neil Gaiman, me gusta muchísimo, por cierto). Al mismo tiempo era muy ambicioso porque dejaba mucho espacio para el lucimiento de Javier, un dibujante a quien considero de primer nivel internacional y que, sin embargo, no había conseguido todavía hacer ese cómic que le colocara indiscutiblemente en el lugar que debería, al menos ante los ojos del público (preguntad a los profesionales y veréis que Javier es un dibujante de dibujantes). Beowulf podría haber sido ese libro, y desde luego Javier lo afrontó como una exhibición de todo su poderío y se puso a pintarlo con entusiasmo. Pero las cosas como son, no lo pudo acabar. Y ahora ya han pasado diez años y Beowulf sólo existe en un puñado de páginas originales, un montón de archivos en un par de discos duros y, por supuesto, en esa cabeza mía que nunca ha dejado de darle vueltas.

Lo que llegamos a reunir fue un guión escrito completo, una gran cantidad de bocetos -Javier es muy minucioso y produce una infinidad de apuntes previos-, un boceto página por página de todo el libro -incluyendo la guía de color-, y 22 páginas acabadas -de las 72 totales-.

Ahora hay que añadir un par de entradas en Mandorla.

La de mañana estará dedicada a algunos de esos bocetos. En la de pasado pondré unas pocas páginas finales.


3 comentarios:

Tomás dijo...

Si las páginas de Manel para "García" eran sensacionales, éstas de Javier Olivares son acojonantes.
Ojalá que la historieta sobre Velázquez no se quede también por el camino; ¿sería parte del libro con historias sobre artistas (como las que salieron en El Manglar) o una obra aparte?
Saludos y encantado de leerte.

Rodrigo Lopez Rubio dijo...

Alguna posibilidad de ver las 18 pags. acabadas restantes???...

yo se que este post es medio antiguo y lo veo mas dificil todavia considerando que D.Rubin ya retomo el proyecto pero lo digo muy en serio, me parece un crimen para la humanidad que queden esas paginas guardadas por el resto de la eternidad. quizas agregarlas como muestra en alguna edicion especial?...o postearlas para el deleite de todos?...

Saludos.

Santiago García dijo...

Gracias por el entusiasmo, Rodrigo. De momento no hay planes para hacer públicas esas páginas. David y yo tenemos todas nuestras ilusiones concentradas en el nuevo libro, y no es el momento de mirar atrás ni de hacer arqueología. Más adelante, quién sabe a dónde nos llevarán nuestros pasos.