lunes, 4 de febrero de 2013

LA NOCHE DEL MURCIÉLAGO 81: PINGÜINO


(PARTE DEL CAPÍTULO MONDO BATMAN)

PINGÜINO

Uno de los cuatro adversarios básicos de Batman, el Pingüino ha aparecido en todos los medios que han transmitido las aventuras del Señor de la Noche y, sin embargo, su éxito sigue resultando incomprensible 57 años después de su primera aparición, en Detective Comics 58 (1941). En su autobiografía, Bob Kane explica así la génesis del Pingüino: “Creé uno de mis más famosos personajes, el Pingüino, después de ver un pingüino pequeñito muy gracioso en un paquete de cigarrillos Kool. Los pingüinos siempre me habían parecido pequeños hombrecillos gordos con smoking. Así fue como dibujé al Pingüino. Bill Finger inventó los trucos de “Hombre con Mil Paraguas” que el Pingüino usaba contra Batman.” Por otra parte, Finger cuenta en la History of Comics de Steranko que “El Pingüino salió de un artículo del Saturday Evening Post sobre los pingüinos emperador. Parecían caballeros ingleses de algún club estrafalario. Decidí que el personaje tenía que tener dos cosas: un disfraz tipo smoking con sombrero de copa y un paraguas. Inventé paraguas con truco, armas que le daban personalidad. Decidí hacer que fuera un villano gracioso, pero de una manera diabólica. Usé el tema de los pájaros. Compré libros sobre los pájaros y recopilé cientos de artículos como referencia.

Las dos primeras apariciones del Pingüino son francamente sobrecogedoras, no sólo por el salvajismo del que hace gala el pequeño delincuente, que deja a su paso un reguero de cadáveres, sino porque consigue eludir la persecución del frustrado Dúo Dinámico. Sin embargo, resulta evidente que los sucesores de Finger y Kane en la serie no han sabido qué hacer con él, lo cual no ha sido obstáculo para que recurrieran a su grotesca figura una y otra vez, alcanzando su esplendor, lógicamente, durante los extravagantes años 50, en el mundo irreal y caricaturesco concebido por Dick Sprang.

Burgess Meredith supo darle vida sin apartarse un milímetro de la versión viñetera, convirtiéndolo en el mejor de los villanos de la serie de TV, aunque sin darle ningún fundamento o motivación nuevas. La gloriosa serie de animación de los noventa, inspirada a la hora de aprovechar al máximo el material más endeble de los tebeos, tampoco ha hecho gran cosa con el Pingüino, al que ha dotado de una mirada más torva, pero no de un rumbo como villano. Al final, es indiscutible que la versión suprema del Pingüino es la que encarna Danny DeVito en Batman Returns, alejada de todas las demás pero mucho más llena de energía que cualquiera otra. “El Pingüino siempre fue el personaje que menos me gustó -explicaría Tim Burton- porque no tenía sentido de la manera que sí lo tenían el Joker, o Batman, o Catwoman. No tenía la misma energía simple y extravagante que tenían ellos. A lo que me refiero es a que ¿qué se supone que es el Pingüino en realidad? Yo pensaba que si alguien iba a llamarse “El Pingüino” tenía que haber una razón para ello. En ese aspecto de la película es en el que realizamos una mayor labor de creación. Fue una invención que tuvo tanto que ver con el guión como con Danny DeVito, conmigo mismo y con todo el mundo, desde los de maquillaje hasta los de los trajes. Seguimos el proceso de llevarlo lo más lejos que pudimos sin perder el espíritu original hasta que quedó realmente transformado. Trabajamos muy duro, pero fue una de las partes más gratificantes de la película.

Los tebeos también se han aplicado últimamente y, aunque no han podido seguir el radical ejemplo de DeVito, han encontrado otras vías. Teniendo en cuenta que nunca se le ha presentado como un criminal demente de los que acaba en Arkham, como el Joker o Dos Caras, los guionistas le han conducido hasta una nueva posición. El Pingüino actual es un jefe mafioso al que no se le puede imputar nada, un amo del hampa escudado en la tapadera de un club nocturno que gusta de la buena vida y las mujeres hermosas, y que tiene cierta afición por la ornitología, pero no por cometer con sus propias manos crímenes ridículos y comprometedores.