domingo, 6 de mayo de 2012

TEBEOS GRATIS


Delante de Collector's Corner, en Parkville. ¡Las chicas aman los cómics!
La otra no sé si anuncia cómics gratis o exige la liberación de los cómics.

Si un salón del cómic es como un corral donde nos encerramos todos los aficionados al cómic durante tres días a sudar juntos, el Free Comic Book Day en Estados Unidos viene a ser lo contrario: el día que salimos de las cuevas y tomamos la calle. Tampoco es que eso sea exacto, porque en realidad de lo que se trata es de atraer a las masas hacia las tiendas de cómics, pero como las tiendas de cómics ocupan la calle, la acera que rodea nuestros cubiles se contamina de esa atmósfera que normalmente está reservada a su (por lo general) lóbrego interior.

El día del Cómic Gratis se viene celebrando en Estados Unidos desde 2002, y a lo largo de esta década, normalmente ha coincidido siempre con el estreno de alguna gran película basada en personajes de cómic (como me ha indicado José Enrique Machuca en twitter; @yodigono). Este fin de semana coincide con The Avengers, que aquí se estrenó ayer, y curiosamente a lo largo de esta década siempre ha coincidido con el lanzamiento de una película de Marvel, y nunca de DC. ¡Villarato! (Podéis consultarlo todo en la wikipedia, cómo no: Free Comic Book Day)

La cuestión es que en el día de hoy las tiendas de cómics regalan montones de tebeos. Así, sin más, se los dan a cualquiera que vaya al comercio. En primer lugar, regalan una buena cantidad de ediciones especiales realizadas para este día, cómics cuya venta está prohibida y que las editoriales publican con la única finalidad de que sean regalados en el FCBD. En esto participa todo el mundo, desde Marvel y DC hasta los editores más diminutos, asociándose entre ellos si es necesario.


La mesa de tebeos gratis en la acera delante de Atomic Books,
la tienda más cool de Baltimore.

Pero la mayoría de las tiendas hacen mucho más que eso. Rebajan todos sus productos en mayor o menor medida, y proponen todo tipo de ofertas (50% en cualquier cómic de hace más de un mes; cinco tebeos viejos por 1$; paperbacks al 50%; lotes de compra uno y llévate otro gratis... lo que se os ocurra) y lo acompañan con actividades. Me he dado una vuelta por algunas de las tiendas que me pillan más a mano para ver cómo estaba el ambiente, y la verdad es que se respiraba atmósfera de fiesta del tebeo. Pero distinta de la normal en las convenciones al uso. Será porque corre el aire libre, será porque el tebeo se exhibe inserto en su barrio, en su calle, en su comunidad. Esa palabra que aquí tiene tanta importancia.

En Amazing Spiral, la tienda que me pilla más cerca de casa, pero que es poco visible porque está dentro de un mall, lo primero que llamaba la atención era la señora vestida de Fénix que estaba sentada a la puerta con un cajón de tebeos gratis. Aparte de eso, poco de especial en el interior. La estantería con los tebeos gratis oficiales del día, algunas ofertas y nada más. Atomic Books, la tienda más moderna de la ciudad, que está en uno de sus barrios más interesantes, el Hampden que ha hecho famoso John Waters, sí estaba engalanada con un par de llamativas mesas delante del escaparate y con un ambiente muy animado. Aunque el Día del Cómic Gratis está dominado por la gran industria mainstream, en Atomic Books se las habían ingeniado para tener un buen surtido de tebeos alternativos y underground de regalo. Hacer esta fiesta depende exclusivamente de la voluntad del comerciante, que es quien le da la forma que le interesa. Los tebeos son gratis para el cliente, pero él los paga a la distribuidora. Tanto en Amazing Spiral como en Atomic Books había más clientes de lo habitual, pero no sé si por el FCBD o porque era sábado. Yo suelo visitarlas los miércoles, que es el día que llegan las novedades.


¡Cola para comprar tebeos! Bueno, no, en realidad para
llevárselos gratis.

Los que sí han montado una buena han sido los de Collector's Corner, en Parkville. Gente disfrazada, millones de tebeos para regalar sacados de los fondos del almacén de la tienda, otros tantos millones a 25 centavos cada uno, puestos de comida, autores firmando (entre ellos Greg Larocque, recordado por cualquiera que leyese tebeos Marvel de los 90, y que vive aquí), sorteos de entradas para The Avengers, concursos, talleres, masajes... En fin, aquello era una verdadera verbena, todo de muy buen rollo y muy agradable, un día de fiesta en el barrio alrededor de la tienda de tebeos.

Hoy era el día para ver junta a toda la gente que mantiene este chiringuito abierto. Ellos son los amos y los esclavos de esta industria. Muchos veteranos intentan transmitir la tradición a sus críos: cuando ves a un cuarentón con un niño de diez, sabes que el aficionado a los tebeos es el padre. Y que va a hacer lo posible para que el hijo siga sus pasos. Esos pasos que van cada semana a la misma tienda, hasta el mostrador donde le entregan cada semana los mismos tebeos, que guarda en las mismas bolsas de plástico. Porque alguien tiene que heredar esos 450 números de Uncanny X-Men, e incluso las siete series distintas de Inhumanos que ya ocupan media longbox entera.

El día ha seguido fielmente el ciclo heroico de nuestros personajes favoritos. Ha amanecido soleado, como una edad dorada e inocente, ha avanzado muy caluroso, y se ha vuelto sucio y pegajoso con la intensidad de la edad de bronce, y ha acabado encapotado y descargando tormenta, como en una batalla grim and gritty entre Spiderman y el Duende Verde. Una de las tantas batallas finales que han librado.

Y este hombre estaba sonriendo delante de Collector's Corner, con 30 grados de temperatura ambiente. Primero he pensado que se tenía que estar asfixiando. Luego he pensado que soy tonto. Pues claro que no, ¿cómo le va a afectar el calor? Él está acostumbrado a la Cocina del Infierno.


PD: El 12 de mayo se celebra el tercer «Día del Cómic Gratis» en España. No sé qué tal han salido las experiencias anteriores, pero espero que se consolide y prospere.

1 comentario:

rayco dijo...

Estan últimas entradas me recuerdan las postales que escribía el tío explorador de los Fraguel,jajaja... se agradece la perspectiva del "infiltrado".
Hay tantas cosas que se podrían hacer aquí para darle visibilidad al tebeo.