lunes, 30 de abril de 2012

LA NOCHE DEL MURCIÉLAGO 41: BANE


(PARTE DEL CAPÍTULO MONDO BATMAN)

BANE

Al final no fue el Joker, ni Catwoman, ni Dos Caras quien consiguió doblegar a Batman, sino un recién llegado, concebido con el objeto exclusivo de hacer pasar al Murciélago su hora más funesta, de manera semejante a como Doomsday había sido, poco antes, el ogro que aniquilaba a Superman. Bane es un genio del mal dotado de características clásicas. Criado (y templado) en una sórdida prisión en la imaginaria república caribeña de Santa Prisca, Bane es, probablemente, uno de los tíos más duros del mundo. Además de feroz, es extremadamente astuto, y posee el poderío físico de un elefante gracias a los torrentes de la droga “Venom” que surcan sus venas. Acompañado de una cuadrilla de ayudantes, se plantó en Gotham con la intención de hacerse el amo del cotarro. Visto y no visto, descubre la identidad secreta de Batman y monta todo el tinglado de “Knightfall” para acabar derrotando al Señor de la Noche en un duelo personal que culmina en una viñeta estremecedora en la cual le parte la espalda al héroe.

En 60 años de aventuras, ésta ha sido la derrota más completa y humillante de Batman.

Lo malo de ser el pistolero más rápido del Oeste es que cada día te desafía una docena de muertos de hambre que quieren hacerse un nombre a tu costa. Mantener la posición es difícil, y Bane pronto cayó, derribado por Batman-Jean Paul Valley. Protagonista absoluto de dos especiales (Batman: Vengeance of Bane Special 1, 1993, Chuck Dixon y Graham Nolan, que fue su primera aparición, y Batman: Vengeance of Bane II, 1995, de los mismos autores) y de una miniserie de cuatro números, Batman: Bane of the Demon (enero-abril 1998, de nuevo por Dixon y Nolan), últimamente anda asociado a Ra’s al Ghul, mientras los guionistas buscan cómo sacarle más provecho, pues resulta evidente que se trata de una valiosísima adición a la galería de archienemigos.

Bane ha aparecido también en la pantalla, tanto en la serie de animación como en el cine. Si en los dibujos no llevaba a cabo la campaña de conquista de Batman que realiza en los tebeos, resultando mucho menos amenazador, en Batman & Robin, donde lo interpretaba el malogrado culturista Jeep Swanson, queda reducido prácticamente a una mofa del personaje original, ahora convertido en mostruoso guardaespaldas de Poison Ivy.