viernes, 21 de enero de 2011

EDDIE

Me ha alegrado enormemente encontrar esta reseña de Alec en la red, porque ya empezaba a pensar que nadie se lo había leído. Que es una de las cosas que a veces pasa con esas grandes obras que todo el mundo alaba y luego resulta que es sólo por efecto cacatúa.

Y no, Alec hay que leerlo.

Yo tuve ocasión de leerlo muy atentamente hace unos meses, no en vano lo he traducido para Astiberri. A lo largo de los años, había leído la mayoría de los volúmenes que componen Alec, pero no todos y, desde luego, no de forma continuada, como si fuera una sola obra. Antes de hacerlo, ya consideraba a Alec uno de los grandes tebeos de siempre. Después de hacerlo, la sensación de encontrarme ante un tebeo mayúsculo fue todavía mayor. No, no estamos hablando de una «gran obra» al estilo de bodrios infumables como Cerebus, que si alguna vez resultaron interesantes, hace ya siglos que se quedaron desfasados, y que hoy en día son ladrillos que uno sólo debería leer si se viera obligado a ello para salvar su vida o la de un gatito. En el caso de Alec, el tiempo le ha sentado muy bien, tal vez porque Campbell hace 25 años ya vivía mentalmente en 2011 y ya sabía que en el cómic se podía hacer algo (llamémosle novela gráfica) que sus compañeros de vocación ni siquiera imaginaban.

Alec es la forma de Campbell de gritar «confieso que he vivido», un tebeo que, realmente, da ganas de vivir, que es amargo, cómico, sublime y ridículo, sencillo, sofisticado y extremadamente adulto, un tebeo que da miedo y que da risa. Una obra que se sale de los moldes y que es un homenaje a la fe. La fe de un hombre en sí mismo, en su camino, en su arte, en su verdad. Campbell, como l'Association, ya lo dijo hace mucho tiempo: la novela gráfica funciona a largo plazo. Pero, ¿cuántos valientes pueden soportar los plazos de Campbell?

Yo, por mi parte, sólo me siento agradecido por haber tenido la oportunidad de traducir el tebeo de mi vida. De nuestras vidas.

12 comentarios:

Octavio B. (señor punch) dijo...

es un tebeo muy bueno, cojonudo, y yo también alucinaba de que nadie lo comentase. eh, yo lo hago hoy en un artículo "para todos los públicos " en la prensa, conste ;)

Pero bueno, mezclar Alec con Cerebus es como comparar el Monopoly con jugar a doctores y enfermeras, no tienen nada que ver. Sin hace marcianadas, y no comprendo que no se le adjudique talento porque lo tuvo (uso el pasado, claro) al menos en aspectos formales.
Cambbell, es otra cosa. Y es un autor incontestable, un adelantado, diría.

Octavio B. (señor punch) dijo...

¿"Sin hace"? Sim, con M de marciano, claro

el tio berni dijo...

Yo también me fui leyendo por separado las distintas entregas, y me gustaron. Mucho. Pero esta nueva edición consigue que el todo sea más que la suma de las partes. O sea, que solo ahora uno es consciente de la carrera de fondo de Campbell, de que desde el principio sabía lo que quería contar pero que hasta la mitad no encuentra el cómo, y que hacia el final su propia obra lo está devorando.

gerardo dijo...

Cómo mola a veces esto de la retroalimentación en internet ;). Creo que los cuatro tenemos esa sensación de que Alec ha pasado sin pena ni gloria por el mercado español, que no ha marcado lo que debería... ¿Seremos los únicos cuatro tíos a los que les ha gustado? Esto es para hacer un club o algo. Y coincido con vosotros en que Campbell se adelantó bastante a su época. Yo, que no conocía nada del material, mientras leía algunas cosas no me podía creer el año de producción. Es un visionario, y un gran dibujante, por cierto.

Aprovecho, Santiago, para felicitarte por la traducción, porque tiene miga. No sé si más o menos que El destino del dibujante, pero fácil no creo que fuera.

Un saludo.

The Watcher.

Octavio B. (señor punch) dijo...

como imagino que todos por aquí ya sabemos, Alec figura como segundo mejor tebeo del 2010 en las listas de RDL tras el impepinable (Gaza).
Sobre su "repercusión" en el mundo real más allá de los blogs especializados, suele ser curioso leer las listas de los lectores de esa misma revista, en el nº de marzo. Apuesto que Alec andará en ella.

Lo que me gusta, o mejor, lo que me conquista de Campbell, es su particular sentido de lo que es un cómic, tan diferente a todo y al mismo tiempo tan precursor de muchas cosas. Me cuesta explicarlo pero, bueno, lo comentaba en the watcher, si: me ocurre con él lo que, en 1ª instancia me pasa con Jaine Hernández. Que no tienen ná que ver, pero... nah, lo dejo, yo me entiendo :P

toni bascoy dijo...

Es un tebeo descomunal. Por momentos, leyéndolo, tenía la sensación de que no hay casi casi nada publicado que esté a su nivel. Ocupa un espacio propio, que misteriosamente nadie antes había colonizado. Si tendrá o no repercusión, esperemos un poco... es una obra con un mes en las tiendas. Eso sí, ya somos cinco los fans, gerardo.
Un abrazo a todos!

Pepo Pérez dijo...

Es un pedazo de cómic, un tebeo histórico. Ni From Hell (hablando de bodrios) ni leches, la obra suprema de Campbell es ALEC.

Octavio B. (señor punch) dijo...

"(hablando de bodrios)"

¡Provoqueitor, JEJEJE!!!

Hombre, yo la de Moore hace mucho que no la repito, pero me gustó en su día. Aunque así, recién empapado de este aire fresco que es Alec, pues desde luego me costaría entrar en la tienda de "Apretads Corsés Alan Moore", por mucho que lo de Campbell en From Hell sea un puntazo...

joer, parezco una monja, defendiendo un poco de todo yo , acá...

gerardo dijo...

Eh, yo me uno a Octavio: From Hell es mi cómic favorito. De verdad. Aunque lo leí en un momento muy concreto, en el que fue normal que un tebeo así me marcara. Y anda que no me he pegado veces defendiendo el dibujo de Campbell ahí...

Un saludo.

The Watcher.

Pepo Pérez dijo...

Lo siento! es sólo mi gusto, eh? Pero sí: bodrio total.

¡Perdonad los fans!

(Eddie Campbell es buen dibujante. Lo siento por los cegatos que sólo "entienden" el acabado, pero el tío dibuja bien, a veces muy bien y en ocasiones de la hostia)

gerardo dijo...

Sólo faltaría que hubiera que disculparse, hombre, es tu opinión. A mí me parece la leche. Y no me lo imagino sin el dibujo de Campbell, la verdad, creo que es uno de los trabajos gráficos más impresionantes que he visto en un tebeo, no sé si más o menos que Alec, que también es canela fina, pero vamos, que sí, que es un gran dibujante. Perfecto para From Hell, además. Lo mismo la gente prefería, no sé, a Jim Lee dibujando el Londres victoriano...

Un saludo.

Gually dijo...

¡Hombre! Creía que era el único que no había podido acabarse el "Alta sociedad". Buufff!!! me quedé colgado con la historia esa del Caballero Luna (o como demonios se llame).