lunes, 7 de julio de 2014

EL FÚTBOL EN EL CAMPO AMPLIADO

Fútbol. La novela gráfica ya ha pasado su primer fin de semana en libertad. Muchos habréis tenido tiempo de leerlo, disfrutarlo o padecerlo, según el caso. Si formáis parte del primer grupo, tal vez algunos de los temas e historias que aparecen en el libro os hayan picado la curiosidad y sintáis deseos de profundizar en ellos. En esta entrada voy a mencionar algunas de las fuentes del cómic que hemos hecho Pablo Ríos y yo, dejando pistas para quien quiera ampliar su inmersión en Fútbol o utilizar ésta como invitación a internarse por otros senderos.




Si la Teoría de los Juegos es uno de los argumentos de Fútbol que os ha llamado la atención, huelga decir que la bibliografía al respecto es vastísima, y con múltiples variantes según la disciplina concreta a la que se aplica. Sobre estas líneas tenéis la primera lección de un curso abierto de la Universidad de Yale a cargo del profesor Ben Polak que creo que es una introducción muy apta (y divertida, por qué no decirlo) a este campo del conocimiento. La página oficial del curso, que incluye no sólo los vídeos, sino todos los materiales necesarios para seguirlo, la tenéis en este enlace.




El mítico Barbados-Granada que ha hecho que tantos acudáis a Google para comprobar si es auténtico o no (sí, lo es) tiene un testimonio visual en el breve vídeo de Youtube que está sobre estas líneas. Merece la pena ver el gol del empate de Barbados. No es sólo un autogol deliberado, es que es fascinante toda la coreografía del mismo: cómo se pasan el balón entre el portero y el defensa varias veces, casi como si estuvieran reuniendo valor para hacer lo que han decidido hacer, hasta que por fin el defensa remata con saña a sus propias redes.

Y aquí tenéis un artículo del profesor Ignacio Palacios Huerta, de la Universidad de Brown, sobre la Game Theory y los lanzamientos de penalties: Professionals Play Minimax.

ACTUALIZACIÓN: Cuando acabo de publicar esta entrada de Mandorla, veo en El País este artículo precisamente sobre penaltis y Teoría de los Juegos protagonizado por el profesor Palacios Huerta: Los penaltis son una ciencia.



Once In a Lifetime: The Extraordinary Story of the New York Cosmos es un documental de 2006 que cuenta la epopeya del auge y caída del Cosmos de Nueva York, aquel loco asalto del soccer al público estadounidense que, con un Pelé veterano a la cabeza, tocó la gloria durante los setenta. Te guste o no el fútbol, es un documental que merece la pena ver. Entra en las sombras de aquel proyecto megalómano y deja un personaje para el recuerdo: el delantero italiano Giorgio Chinaglia, que un día tuvo Nueva York a sus pies.




La película Evasión o victoria (1981) de John Huston, con Michael Caine, Sylvester Stallone y Pelé, aparece citada un par de veces en Fútbol. Podría pensarse que es para nosotros la referencia suprema del cine futbolístico. Ni mucho menos. Evasión o victoria es más bien truñete, pero en el momento en que la vi en el cine, con trece años, me dejó algunas imágenes grabadas para siempre. No había tantas películas sobre fútbol por entonces (ni ahora tampoco, por qué no decirlo), así que me produjo un efecto tan majestuoso como el primer Superman de Richard Donner. Más allá de sus virtudes cinematográficas, es una película que da mucho juego por todo el subtexto mítico que sugiere, y cómo explica la heroización del fútbol a través de su espectacularización. Pertenece, además, a la larga y noble tradición de películas como La semilla del diablo, en las que la traducción del título al español se entiende como una revelación del argumento o los dilemas morales del filme. El título original era simplemente Victory.




Si tuviera que elegir mi película de fútbol favorita de todos los tiempos, sería sin dudarlo Shaolin Soccer (2001), de Stephen Chow. Una locura de proporciones épicas que no me canso de ver una y otra vez. En el Youtube de aquí encima tenéis uno de sus momentos cumbre, pero hay que verla entera porque es un no parar. Me hubiera gustado citarla de alguna manera en Fútbol, pero no vi forma de meterla sin que pareciese un guiño forzado, así que con todo el dolor del mundo la tuve que dejar fuera. Una vez más, subrayo que no hace falta ser aficionado al fútbol para disfrutarla en todo su esplendor.



En el caso de Zidane, un portrait du 21e siècle (2006), el abrumador vídeo de Douglas Gordon con música de Mogwai, tampoco sé si se puede percibir una huella directa sobre Fútbol. Tal vez influyera en cierta forma de organizar el ritmo en la secuencia de las páginas iniciales y en la de las páginas 151-153, por lo menos en un sentido profundo. Pero fuera así o no, quería mencionarlo también porque es sin duda una de las experiencias artísticas inspiradas en el fútbol más emocionantes que he podido disfrutar.



Saliéndonos ya de lo audiovisual, en la entrada de presentación de Fútbol. La novela gráfica mencioné como una de las fuentes más directas para nuestro trabajo la obra del extraordinario dibujante neoyorquino Ben Katchor. Lamentablemente, sus dos últimos y extraordinarios libros, The Cardboard Valise (2011) y Hand-Drying in America (2013) permanecen inéditos en España. Sin embargo, Astiberri tiene publicados en español otros dos títulos que recomiendo sin reservas: Julius Knipl, fotógrafo inmobiliario, y El judío de Nueva York.

Y por acabar con una cita literaria, que es lo apropiado hoy en día cuando se escribe de balompié: en la historia de Fútbol protagonizada por dos futbolistas del Athletic de Bilbao salidos de Lezama hay una semilla del relato «El amor es ciego», de Boris Vian, incluida en su libro El Lobo-Hombre (1949), que leí en 1995, y que, aunque no he vuelto a releerlo, nunca había abandonado del todo algún tejido atrofiado de mi cerebro.