miércoles, 29 de abril de 2015

UNA HISTORIA ORAL DE LAS MENINAS


El colofón al fin de semana que Javier Olivares y yo pasamos en el Salón del Cómic de Barcelona fue la entrevista que nos hizo la Sra. Absenta acompañada de su marido el Sr. Ausente, que yo interpreté como un verdadero premio personal, no sé si merecido. Desde hace unos años, Roser Messa, la Sra. Absenta, que mantiene un blog infinitamente interesante sobre Barcelona titulado Cosas de Absenta, viene realizando «historias orales» de diversas cuestiones relacionadas con el cómic, y a menudo de forma más específica con el Salón de Barcelona. Esas «historias orales» no son sino largas entrevistas-río, con frecuencia colectiva, donde salen a la luz todo tipo de detalles, observaciones, anécdotas y reflexiones por parte de los implicados. En resumidas cuentas: que son de las mejores entrevistas sobre cómic que se están publicando en España en los últimos años. Para mí fue un privilegio y un honor que Roser quisiera invitarnos a Javier y a mí a participar en una en torno a Las meninas, pero fue aún más un placer entregarme a la conversación que plantearon los Ausentes en una pizzería de la calle Josep Anselm Clavé, atendiendo a mi petición de evitar el pakistaní habitual de dichos encuentros (no quería que mi estómago me diera un regreso complicado en el AVE). El placer tuvo además el maravilloso premio de una visita a la Mansión Ausente, ocupada por innumerables y diversos tesoros de las viñetas y que debería ser ya declarado Patrimonio Mundial de la Historieta.

En fin, que la entrevista de la Sra. Absenta no es una entrevista como las demás, y que existe la posibilidad de que leyéndola se transmita una parte de lo mucho que nos divertimos en aquella charla. Está aquí: Una historia oral de Las meninas.

Y ya de paso, échenle un visazo a:
«Nunca habrá una Moebius». Una historia oral de mujeres dibujantes.
Murderabilia: historias de psicópatas con Álvaro Ortiz.
Cosas de «Las guerras silenciosas» que me cuenta Jaime Martín.
Historias orales de los carteles del Saló.

O, simplemente, piérdanse un rato por los variados y fascinantes contenidos de Cosas de Absenta.