lunes, 22 de abril de 2013

LA NOCHE DEL MURCIÉLAGO 92: VICKI VALE


(PARTE DEL CAPÍTULO MONDO BATMAN)

VICKI VALE

Podríamos decir que Batman nunca ha tenido demasiada suerte con las mujeres, pero eso sería injusto. En realidad, habría que decir que nunca ha demostrado demasiado interés por las mujeres. A pesar de que parte de su fachada como Bruce Wayne incluye la pose de playboy mujeriego, el amor estable y verdadero es, probablemente, algo que le será negado eternamente.

Julie Madison, la primera pareja de Bruce, era la novia convencional de inicios de los 40, cuando la caracterización exhaustiva no era una exigencia del guión. Existía porque se suponía que el héroe debía tener una chica al lado y porque siempre podía resultar útil como rehén de algún villano, pero entre ella y Bruce no había química. Desapareció de la vida de nuestro héroe cuando decidió dedicarse a actriz de cine cambiándose el nombre por el de Portia Storme. De manera muy adecuada, su paso por la pantalla en Batman & Robin, esculturalmente encarnada por la supermodelo Elle McPherson, ha sido igual de plano y convencional.

Su sucesora, Linda Page, también se hartó de la ociosa vida aristocrática, pero decidió entregar sus recursos a ser enfermera de los pobres, como emulando a una Leslie Thompkins que por entonces aún no habían inventado los guionistas.

La vida sentimental de Bruce Wayne quedó convertida en un páramo, de manera que para darle algo de animación llegó Vicki Vale, a quien Bob Kane afirma que creó partiendo de unos bocetos de Marilyn Monroe que había realizado en la playa de Santa Mónica, donde se había encontrado con la legendaria estrella del cine. “Regresé al día siguiente a Nueva York -relata Kane- y me sentía tan inspirado por la impresión que había causado en mí que le enseñé mis dibujos de Marilyn a mis editores, y sugerí que introdujéramos una chica guapa a su imagen en la siguiente historia de Batman. La convertí en fotógrafo de prensa y la llamé Vicki Vale porque había salido un personaje así en el serial cinematográfico de Batman y Robin. El film había basado a Vicki en la Lois Lane de Superman y yo me adapté. Como Lois, era impulsiva y buscaba un notición, la identidad secreta de Batman. Siempre fue un interés romántico de Bruce Wayne y, posteriormente, de Batman.

Le dije al colorista que colorease su pelo de rubio, porque yo estaba imitando a Marilyn Monroe, pero inadvertidamente la puso pelirroja. Vicki Vale apareció por vez primera en “La noticia del siglo” en Batman 49, octubre-noviembre 1948. Desde entonces ha aparecido en muchas historias de Batman, además de en la primera película. Estoy seguro de que los fans encontrarán un gran parecido entre ella y Miss Monroe.

Si bien es cierto que Vicki pasó a ocupar una posición destacada en la nula vida sentimental de Batman, también es verdad que lo hizo más por defecto que por otra cosa. Mientras que con Superman siempre teníamos la sensación de que sentía verdadero afecto por Lois y que se casaría con ella si pudiera retirarse, en el caso de Batman no parecía que sintiese interés por nada más íntimo que las huellas digitales que dejan los delincuentes en el escenario de un crimen. Vicki no progresó mucho durante sus largos años de permanencia en la serie, que llegaron hasta los 80 y 90, cuando aún estaba intentando averiguar quién se ocultaba bajo la máscara de Batman. Más suerte tuvo en su aparición en el primer Batman (1989) de Tim Burton, encarnada por Kim Basinger, aunque fue sumariamente suprimida de las continuaciones, sin explicarse demasiado bien por qué (Bruce Wayne le comenta algo al respecto a Selina Kyle en Batman Returns).

Bruce estuvo a punto de caer con Rachel Caspian, a quien conocimos en Year Two, pero por muy enamorados que estaban los dos, ante la perspectiva de compartir su vida con Bruce, Rachel prefirió meterse a monja (también influyó cierto sentimiento de culpa debido a que su padre era el asesino conocido como el Segador).

Cerca del corazón del Detective Enmascarado han estado también mujeres de armas tomar como Selina Kyle-Catwoman, Nocturna o Talia, la hija de Ra’s al Ghul, todas ellas aptas para reproducir la semilla del Murciélago si no fuera por el pequeño detalle de que pertenecen al lado tenebroso del mundo. Ha habido más, como la locutora de radio Vesper Fairchild, pero el escurridizo multimillonario las ha eludido con la misma limpieza que a Chase Meridian, la voluptuosa psiquiatra a la que daba vida Nicole Kidman en Batman Forever, y que tras descubrir todos los secretos de Val Kilmer decidió apartarse de su camino o al menos no firmar para otra película.

Al final, Vicki queda como la más constante y popular de las chicas Batman, aunque para los fans de siempre sólo pueda existir una: la inimitable y añorada Silver St. Cloud. Un debate que se completa con el tercer vértice de Talia. Por supuesto, el corazón de Bruce Wayne es un órgano polémico, y los autores que han guiado los destinos de Batman bien podrían dividirse en dos categorías según su postura respecto a este asunto: los que lo conciben capaz de enamorarse y los que no. Entre los primeros, obviamente, Englehart: “Creo que es humano. Volvamos a su origen: todo procede de un muchachito que está tan abrumado por la emoción que hace un juramento que aún conserva veinte años más tarde bajo las más adversas circunstancias. Se enamoró de Silver St. Cloud. En la historia expliqué que no es la clase de tipo que dejaría de ser Batman jamás. Lo primero es Batman. No puedo imaginar a Bruce Wayne abandonando todo eso por nada: amor, odio, dinero... nada podría tentarle para que dejase de ser Batman. Pero puede enamorarse, y en esta situación resultó trágico. Pero no es frío. Es controlado, pero en su interior es una persona emocionalmente desarrollada por completo. No creo que pueda pasarse todo el tiempo gruñendo “Arrgh”. Lo que no haría es dejar que sus emociones le gobernaran. En este punto estoy en desacuerdo con la interpretación de Denny [O’Neil] de Batman. El suyo fue un Batman excelente para su momento. No estoy diciendo que Denny O’Neil no tuviera idea de quién es Batman. La tenía. Tenía una idea excelente. El Batman más humano no es en el que creo yo.” La otra cara de la moneda es, evidentemente, O’Neil: “No creo que sea impotente. Lo que pasa es que, por otra razón, no puede hacer el amor. No creo que tenga ningún defecto físico, pero creo que mentalmente tiene tal compromiso con lo que hace que... el núcleo de su obsesión le impide hacerlo. Es interesante imaginarlo físicamente incapaz de hacerlo, por razones psicológicas. Las mujeres con las que intima son las que de una forma u otra se relacionan con fechorías. Intima con ellas porque están cerca del núcleo de su obsesión. Otra mujer, que no tenga nada que ver con el crimen, le resbalará, le pasará desapercibida, excepto en tanto en cuanto pueda necesitarla para dar sustancia a su fachada de playboy. En mi biografía personal privada de Batman, la primera vez que le altera una mujer es cuando conoce a Talia.” A lo cual, Englehart replica: “En mi opinión Silver St. Cloud es la única mujer que realmente ha sobresalido en la vida de Bruce. Julie Madison llegó y se fue rápidamente, sólo fue un instrumento. Vicky Vale, por lo que yo puedo saber, fue sólo otro instrumento. Incluso cuando la escribía Doug Moench e intentó darle profundidad, sólo existía para hacer de contraste con Nocturna, o Catwoman o quien fuese, sólo era un instrumento. Catwoman también es un instrumento, todas ellas parecen meros instrumentos. Existen para que Batman tenga alguna situación romántica femenina con la que contrastarse, pero en realidad nunca existía ningún romance. Por fin, llegamos a Talia. Yo creo que Ra’s Al Ghul es uno de los grandes villanos de Batman, pero Talia nunca me pareció especialmente memorable. Existía para ser la hija de Fu Manchu, pero quien es realmente importante es Fu Manchu. No creo que la gente considere a Talia el gran interés romántico en la vida de Bruce, en la vida de Batman. Creo que se me olvida alguien... ¡Batwoman! Las cosas que se hicieron con Batman durante los 50 y los inicios de los 60 no puedo considerarlas cruciales para Batman como personaje... todas esas dimensiones alienígenas gigantes. Pero con Silver me propuse darle a Bruce Wayne una mujer adulta completamente desarrollada con la cual pudiera mantener una relación adulta completamente desarrollada. ¡Incluso se acostaban juntos, lo creas o no! Creo que es la única mujer de verdad en toda la cronología de Bruce. Verás, Clark Kent y Lois Lane, por mucho que Lois sea un instrumento, al menos comparten 40 años de historia. Para mí Vicky Vale es la Lois Lane genérica -“Necesitamos alguien que le dé la réplica a Batman, nos inventaremos a Vicky Vale.” Y el resto hicieron menos aún. Y otra cosa a tener en cuenta es que Silver St. Cloud fue el interés romántico durante los diez primeros años de intentos de película de Batman. Vicky Vale, Talia y el resto no pasaron la criba cuando se empezó a hacer la película. Teniendo en cuenta que han pasado diez años desde que vimos por última vez a Silver St. Cloud, no me sorprende que al final decidieran retomar al personaje más genérico. Pero si te fijas en el guión de Sam Hamm, la protagonista femenina es Silver St. Cloud. Se llama Vicky Vale y es periodista, pero tiene la misma personalidad que Silver y vive las mismas situaciones que Silver. Aunque se llame Vicky Vale, en esa historia es Silver St. Cloud. En el tomo de Las Mejores Historias de Batman Jamás Contadas, mucha gente opina que es una de las mejores. Estoy seguro de que habrá personas que opinarán que Vicky Vale o Talia son realmente las mujeres de la vida de Batman, pero no creo que sea lo que opina la mayoría.”